Un herido en el encierro americano de Houston

Joan den asteburuan Baytown-en (Houston, TX) egin da The Great Bull Run-ek Estatu Batuetan antolatutako entzierroetako hirugarrena. Larunbateko entzierroetan izandako parte-hartzearen balantzea 3.500 korrikalaritakoa da eta, ondorioa, zauritu bat. Hugo Soto ospitalera eraman zuten urradurak eragindako zauriekin, abelburuetako batek herrestan eraman ondoren.  Soto izan da 2013ko abuztuaz geroztik egiten ari diren amerikar gisako zezenen entzierroetan suertaturiko lehendabiziko zauritua.

www.click2houston.com

Hurrengo entzierroa eta dagokion tomatina Florida eginen dira, martxoaren 8an. Dagoeneko beste hamar entzierro gehiago aurreikusirik daude, jendearen aldetik, momentuz, oso harrera ona izaten ari baitira. Texasen, zezenen lurra baita, oso lasterketa onak ikusi ahal izan ziren, oso giro onean. Haiek gonbidatu ditugu Iruñean, Sanferminetan, uztail guztietan egiten den jatorrizko muturreko esperientzia ezagutzera etor daitezen. chron.com-en bideo honi esker Baytowngo entzierroa ikus dezakezu.

Anécdotas del encierro (I). El médico inglés que se negó a ser atendido

Sail berri hau hasten dugu gaur entzierroari buruz ezagutzen ditugun istorio edo pasadizo baliotsuenetako bat gogoratuz. Ezaugarri nagusia du gogoratzen ditugun ekintzak batez ere ibilbidetik kanpo sortu zirela. 1977ko uztailaren 8raino goaz, egun horretan zezen plazako sarreran, kalejoian bertan, korrikalari mukuru handia eratu baitzen. Han Joaquín Esparza Sarasíbar bizia galdu zuen eta pertsona ugari zauriturik suertatu ziren adarkada eta zanpatzeengatik. Zezen adarkadaz zauritutakoen artean Francis McGuinness mediku eta anestesista ingelesa zegoen, barrabil zorroan 10 zentimetroko adarkada jaso zuena.

Imajinatzen ahal duzue plazako erizaindegian zegoen saltsa gure protagonista zauriturik hara abiatu zenean. Armendariz doktorearen taldeak artatu nahi izan zuen odoletan zegoelako baina McGuinness-ek, egoera ikusita, erabat egin zion uko, zauri larrienak lehendabizi artatu behar zituztela adierazita. Logos agentziak informatzen duenaren arabera, artatua izateari uko egiteaz gainera, laguntzen hasi zen bere prestakuntza medikoa aprobetxatuz. Beranduago, hura artatzen utzi zien “baina berriro ere behar handiena zutenak artatu arte itxoin behar zela argudiatuz”  aipatzen du Logosek. Azkenean, plazako erizaindegitik 100 zauritu pasatu ziren eta uste dugu McGuinness-en adorea eta elkartasuna gogorarazi behar direla.

Hoy comenzamos esta serie recordando una de las historias o anécdotas más valerosas de las que conocemos sobre encierro. La característica principal es que los hechos que recordamos hoy se gestaron sobre todo fuera del recorrido, más allá del vallado. Nos vamos hasta el 8 de julio de 1977 cuando se formó un montón de corredores en la entrada de la plaza de toros, en pleno callejón. Allí perdió la vida el joven Joaquín Esparza Sarasíbar y resultaron heridas numerosas personas por aplastamiento y cornadas. Entre los heridos por asta de toro se encontraba el médico y anestesista inglés Francis McGuinness que recibió una cornada de 10 centímetros en la zona escrotal.

Es fácil imaginar el follón del momento en la enfermería de la plaza de toros de Pamplona, donde se dirigió herido por asta de toro nuestro protagonista. El equipo médico del doctor Armendáriz quiso atenderle porque sangraba pero, ante la situación que se encontró McGuinness, él se negó rotundamente advirtiendo que primero debían sanar a los heridos los urgentes. Según informa la agencia Logos, no sólo se negó a ser atendido sino que se puso a echar una mano aprovechando su formación médica. Más tarde, permitió que le curaran a él “pero alegando de nuevo que había que esperar a atender primero a los más necesitados”, apunta Logos. Finalmente, pasaron 100 heridos por la enfermería de la plaza y creemos que el valor y la solidaridad de Francis McGuinness debe ser recordado.

Danger Encierros 2013 (10/20)CORNEADO

Eguna: 2013ko uztailaren 12a

Egilea: Javier Ibáñez

Argazki hau El Pilar ganadutegiko zezen horrek, atzean geraturik, horiz jantziriko lasterkaria besoan adarkatu baino segundo batzuk lehenago izan zen egina. Kailejoian galduta, animalia lasterkari batzuei oldartzen saiatu zen, irudiko gizonari heldu zion arte, bera plazara bideratzen saiatzen ari zela. Ekintza ausarta azken hori, 2013ko sanferminetako lehen hiru adarkatuak utzi zizkigun entzierro dramatikoan besoan harturiko bi adarkada kostatu zitzaiona.

Corneada y sin correr

La australiana J.E., de 23 años, corneada por un Miura en el encierro del día 14 abandonó el hospital el 30 de julio tras 16 días ingresada por una herida en el hemitórax posterior derecho, con fracturas costales múltiples y afectación del lóbulo inferior derecho pulmonar, tal y como recogía el primer parte médico.

¿Cómo terminó en el hospital con una de las cornadas más graves que se recuerdan? Recopilando las imágenes disponibles hemos reconstruido esos 3 minutos que pudieron resultar trágicos y que, finalmente, quedaron en un enorme susto que llevarse de vuelta a Australia.

La joven no corrió propiamente el encierro o, al menos, no era esa su intención. Como se aprecia en el video (a partir del segundo 20), fue de las primeras personas en subir por la calle Estafeta una vez abierto el cordón policial. Entre abucheos del público, avanza divertida junto a su amiga. J.E. es la chica morena de jersey atado a la cintura; su amiga, la joven rubia de trenzas.

Tras esta primera carrera lejos de los toros, decidieron esperar junto al vallado derecho del callejón, con la mala fortuna de que ese día, los animales bajaron por ese lado, muy pegados a los tablones, algo infrecuente. Pero posible.

En un último intento, ya tarde, J.E. intentó subir al vallado, pero era tarde. El toro colorado le corneó y otros dos toros le arrollaron a continuación. Quedó tendida en el suelo hasta que toda la manada pasó y la Cruz Roja pudo procurarle las primeras atenciones.

Luego, el hospital, el dolor y la angustia de su amiga, como contó Mikel Urmeneta ese día en su blog. Ahora vuelve a casa. Probablemente sabiendo exactamente qué es un encierro, cómo hay que correr y desde dónde hay que verlo si no se quiere correr.

Cuarta mujer corneada en los encierros
Resumen y fotos Encierros 2013

Dada de alta la australiana corneada el día 14

El Complejo Hospitalario de Navarra ha informado de que en las últimas horas ha sido dado de alta la última de las corredoras heridas que permanecía ingresada tras los encierros de Sanfermin 2013. Hoy martes ha sido dada de alta J.E., australiana de 23 años herida por asta de toro en el encierro del día 14 y que se convirtió en la cuarta mujer en ser corneada en la historia de los encierros.

Descubre cómo fue corneada sin correr delante de los toros.

VER PARTE OFICIAL DE HERIDOS
VER ENCIERROS 2013

El misterio de la primera mujer corneada en el encierro de Sanfermin

Después de la cogida que sufrió la joven australiana de 23 años J.E. el pasado 14 de julio leímos y escuchamos en otros medios que era la tercera, la cuarta y, finalmente, la quinta mujer corneada en el encierro, pero para Sanfermin.com siempre fue la cuarta.

Considerar que hay cinco mujeres corneadas es un error, tal y como explicaremos a continuación, pero quizá sea el error más difundido de la historia del encierro debido a la publicación de un dato sin contrastar y a la viralidad que alcanzó este error en la red, tal y como refleja la búsqueda en Google.

Inicialmente, en el fragor del directo, y al saber la noticia de una chica corneada en el encierro del 14, desde diversos medios se apunta que es la tercera mujer de la historia herida por asta de toro, dejando en el olvido dos de las corneadas y añadiendo erróneamente a la lista una herida por traumatismo de 1990, la americana Stephanie Kern. Desde el primer momento Sanfermin.com publicó que eran cuatro corneadas: Anne Karlin Kvan NOR 8/7/91, Jennifer Smith USA 7/7/01, Elinzey Sain 7/7/02 y J.E. 14/7/2013.

A lo largo de la mañana, diversos medios fueron corrigiendo el error solo parcialmente, ya que, aunque tuvieron en cuenta las 4 corneadas, mantuvieron también a Stephanie Kern como primera herida por asta de toro de la historia cuando solo sufrió un grave traumatismo en la cabeza.

Era el 14 de julio de 1990 y un toro de Conde de la Corte arrollaba a Stephenie Kern al final de la cuesta de Santo Domingo. La joven sufría una caída y un golpe fortísimo en la nuca que le provocaba la rotura del hueso occipital del cráneo. En las imágenes de televisión y en las fotografías de prensa se adivina que el pitón derecho del toro parece impactar en el cuerpo de la joven e incluso engancha momentáneamente la faja de Sanfermin que lleva puesta. La violencia de la caída y la fotografía de Calleja en Diario de Navarra con la faja en el cuerno indujeron al error de pensar en cornada aunque en la información se descartaba.

Ni el parte médico oficial emitido por Gobierno de Navarra, ni el testimonio de la madre Hanna Kern (que viajó junto a su hija esos Sanfermines), ni ninguna de las bibliografías disponibles (“25 años de encierros de Pamplona”, de Javier Solano, “Los Sanfermines de nuestra vida”, de Ignacio Murillo y Jesús Rubio, “El libro de oro del encierro”, de Diario de Noticias y Caja Navarra o el trabajo realizado por Kukuxumusu y la UPNA para el Encierrómetro), ni ninguno de los periódicos locales, nacionales y americanos consultados (más de diez) señalan que hubiese cornada e, incluso, indican lo contrario, que no la hubo.

¿Por qué entonces se dio por buena la ficticia cornada a Stephanie Kern y el dato se difundió tanto? Probablemente por dos causas: porque las fuentes habitualmente fiables se equivocaron y porque se divulgó la información de otros sin contrastar. Todo ello se podía haber evitado si muchos de esos medios hubiesen consultado sus propias hemerotecas y archivos.

Abandonan el hospital los dos heridos graves del montón y el americano corneado en Santo Domingo

Foto: Manuel Jorge Pérez

El Complejo Hospitalario de Navarra se va vaciando de heridos del encierro. Esta misma mañana han sido dados de alta el vitoriano J.J.M.R y el irlandés R.T., los dos heridos gravísimos en el montón del día 13 con traumatismo torácico y síndrome asfíctico y que seis días después han podido dejar el hospital y volver a sus casas.

Además, otro de los heridos que dejó una de las imágenes de Sanfermin 2013, el americano P.E., corneado en Santo Domingo el día 12, también ha sido dado de alta, tras serle extirpado el bazo hace unos días.

Los dos únicos heridos que permanecen ingresados son la australiana J.E., de 23 años, que evoluciona favorablemente dentro de la gravedad tras la cornada en el hemitórax sufrida el día 14, y el estadounidense de 35 años I.L., corneado en Estafeta el día 13.


Foto: Miguel Goñi

VER PARTE OFICIAL DE HERIDOS
VER ENCIERROS 2013