The Blonde Abroad, viajar sola a Sanfermin

Viajar con fines solidarios por el mundo y decidir venir a Sanfermin es una de las ideas más buenas que tuvo Kiersten Rich cuando dejó su trabajo en California. Os vamos a contar mensualmente diferentes iniciativas que relatan nuestra fiesta de San Fermín desde otros países. Algunas veces serán libros y otras blogs o artículos. Buscamos en sanfermin.com una manera diferente de conocer nuestra fiesta a través de los testimonios de quienes nos han visitado o relatan nuestra cultura festiva, desde sus países y con sus circunstancias.

Hoy comenzamos con The Blonde Abroad, un blog de viajes gestionado por la californiana Kiersten Rich, que dejó su carrera tras ocho meses como gestora de patrimonio corporativo y decidió viajar sola por el mundo con fines solidarios. Todavía sigue de viaje. Comenzó con un proyecto de alfabetización en Bolivia y allí inició la publicación de sus experiencias en el blog The Blonde Abroad. Rich manifiesta que su objetivo es “inspirar a la gente a que viva la vida que ama” e inspirar a las mujeres viajeras de todo el mundo a explorar el planeta desde la tierra hasta el mar. Kristen ha recorrido 71 países, ha cogido más de 500 vuelos y ha recorrido más de 989,690 millas, entre ellas, una visita a Pamplona por Sanfermin. En 2017 fue calificada número dos de la lista Top Travel Influencer que publica Forbes.

La experiencia de The Blonde Abroad en Sanfermin

La visita de Kiersten a Pamplona que recoge su blog fue en 2012 y la resumió en tres post diferentes: el primer día Kristen visitó el chupinazo, el segundo día el encierro y terminó publicando una guía para iniciarse en el encierro con algo más de información de la que incluye el segundo post. Las recomendaciones son descriptivas y los textos superficiales sin meterse en follones. Es apreciable cuando en primera persona valora acontecimientos, como la corrida de rejones del 6 de julio de 2012, donde aprecia el arte con los caballos aunque promete no volver nunca a una corrida. Hay que tener en cuenta que la audiencia de este blog en muy numerosa y su prestigio se ha ido incrementando con los años, por lo que sus referencias son importantes.

El vídeo que se incluye en el post del encierro y la guía del encierro es meramente descriptivo e incluye un plano largo del ambiente post Chupinazo desde Mercaderes, un momento de la corrida de rejones desde andanada, un fragmento de los fuegos artificiales, un testimonio de la protagonista desde un balcón alquilado de la calle Estafeta antes del encierro y la pasada completa de los toros del día 7 de julio de 2012 con toros de Dolores Aguirre.

En el post del encierro incluye una actualización, que no indica de qué año es, donde recomienda viajar y experimentar la fiesta de San Fermín, pero resalta que no la apoya y que no volvería a participar de la misma. Aquí tenéis el texto: “Asistí a este festival hace varios años. Si bien me alegro de poder experimentarlo y creo que es importante resaltar las prácticas y tradiciones culturales en todo el mundo, no es algo que apoyo. Es algo que recuerdo ahora que soy mayor y no volvería a hacerlo. Sin embargo, uno de los objetivos de The Blonde Abroad es destacar otras culturas, por muy diferentes que sean de la nuestra, en lugar de pasar por alto las cosas. Creo que esta es la mejor manera de entablar un diálogo sobre el mundo que nos rodea y, a su vez, promover un crecimiento positivo.” 

La Vuelta completa la única carrera que discurrirá por la Estafeta en 2020

La Vuelta a España ha recorrido las calles míticas de Pamplona completando la única carrera que discurrirá por la Estafeta en 2020. Nos quedamos con la imagen de Charly López que ha distribuido Unipublic y que evoca la premiada imagen de Pedro Armestre pero con bicicletas y corredores.

Imagen de Pedro Armestre. Premio Rey de España de Fotografía.

Pamplona fue sede de la salida de la segunda etapa de La Vuelta 2020 que se compone de dieciocho y cubrirá una distancia total de 2.882,8 kilómetros. Seiscientos de ellos fueron por la Estafeta, sin presencia masiva de aficionados, una circunstancia un tanto extraña por las restricciones del covid.

La vuelta a España y el encierro

No es la primera vez que La Vuelta pasa por la Estafeta. En 2012 se celebró una contrareloj con salida en la plaza del Castillo y llegada a la plaza de toros, con todo el personal por la calle, que fue una delicia. Este año, sin gente, hemos perdido un poco de sabor ante un caramelo como este. El equipo Movistar ganó la contrareloj, pero el Caja Rural participó vestidos de San Fermin, que permitió que se llevaran cientos de aplausos.

Las imágenes son incluso más espectaculares que las de hoy ya que fue una etapa contrarreloj donde el público pudo disfrutar de múltiples pasadas de los corredores y saborear esta especialidad del ciclismo.

A falta de pancarta, usa de lienzo la pared del Bar El Rebote de Iturrama

El Bar El Rebote en el barrio de Iturrama en Pamplona luce como si fuera una pancarta de una peña una ilustración de Sanfermin obra de Roberto Flores. El artista pamplonés, autor de varias pancartas de la peñas sanfermineras, recibió el encargo de Luismi Lizasoain para darle al establecimiento un toque sanferminero. Lizasoain es seguidor de la fiesta desde pequeño y gracias a su amistad con Carmelo Butini contactó con el autor de la pancarta de la peña Anaitasuna para que usara una de las paredes del bar de lienzo.

Roberto Flores es ilustrador profesional y ha recibido numerosos encargos sanfermineros. Para la ocasión bosquejó un boceto que protagoniza el Kiliki Barbas junto a dos niños en plena plaza del castillo en Sanfermin. 

Con el boceto aprobado llegó la hora de plasmarlo en la pared más grande del local, frente a la barra y la puerta de entrada y visible desde todas las mesas. Todo comenzó un lunes a la mañana y el bar reabría el viernes. En cuatro días, la tarea tenía que estar terminada. 

Los trazos iniciales dieron paso a los colores, que se tradujeron en formas reconocibles y que se tornaron ilustraciones completas conforme el autor les insuflaba la vida artística. La obra fue avanzando segura y Roberto la dio por conclusa en la madrugada del jueves. Flores escogió pinturas acrílicas para fachadas y rotuladores acrílicos para la ocasión. Y acertó, porque si visitáis El Rebote veréis que mantiene todo el esplendor desde ese jueves por la mañana. YA FALTA MENOS. 

 

En tres días Roberto Flores completó la tarea que se puede contemplar en el Bar El Rebote de Iturrama, junto al Frontón López. Entre la parroquia del bar ha caído muy bien el dibujo y ha sido una manera de estar en contacto con la fiesta a pesar de su cancelación por el coronavirus.

Lizasoain y Flores posan delante de este txoko sanferminero que ha trasaladado el corazón de la fiesta y la esencia de la misma hasta el barrio de Iturrama, junto al frontón López, en el Bar El Rebote.
Lizasoain y Flores posan delante de este txoko sanferminero que ha trasaladado el corazón de la fiesta y la esencia de la misma hasta el barrio de Iturrama, junto al frontón López, en el Bar El Rebote.

Pío Guerendiáin en la gatera © Javier Martínez

Ritual

Somos lo que hacemos repetidamente”, Aristóteles

Con el albor de una mañana de Pamplona, antes de que salga el sol. Uno de los muchos corredores habituales del encierro se despierta y se prepara para su reto diario. Lo hace lenta y deliberadamente, con precisión. Se asegura tanto de estar usando la camisa correcta, como de la forma en que anuda el pañuelo y los cordones de los zapatos. Todo tiene que ser así;  y así es desde su participación en la oración a San Fermín, hasta el lugar exacto donde aguardará para correr. Allí, en la misma ventana o puerta de la calle donde siempre espera. Luego, cuando el primer estallido de un cohete resuena en el casco viejo y en los corazones de la multitud, besa un pequeño collar con la imagen del santo. Repite este ritual siempre tres veces y luego siente que está listo.

Pero solo entonces.

Es una escena que va mucho más allá de Pamplona y mucho más allá del encierro. Se repite en muchos otros lugares y en otros tantos escenarios. Es el futbolista que se inclina para tocar el suelo del terreno de juego mientras corre al comienzo de un partido. Es el actor quien hace la señal de una cruz antes de subir al escenario implacable o entusiasta. Es la madre que canta a su hijo para que se duerma todas las noches después del mismo baño y la misma historia que garantizará que su pequeño se calme rápidamente.

No faltan los rituales en las fiestas. Desde el Alfa del Txupinazo, hasta el Omega del Pobre de Mi, se crea una sucesión de representaciones semejantes de los que han pasado día anterior, el año anterior, el siglo anterior. Los rituales están en el corazón de una fiesta que, a primera vista, parece caótica, anárquica y desestructurada. Esta sensación de anarquía es sólo parcialmente cierta: en realidad, hay orden en el caos. Durante todo el día de fiesta hay puntos de orden y estructura. Como prueba, acudir a la oración mañanera a San Fermín, con sus estrictos horarios, manifestación coordinada y estructura impecablemente observada. Es el ritual que da paso al cohete para soltar a los toros, sin él el encierro carecería de un signo de exclamación apropiado.

No busques más allá de la corrida vespertina, esa tragedia se desarrolló en tres actos y se repite seis veces. Discurre repleta de rituales: del desfile de las cuadrillas, la apertura de la puerta, los actos de los propios toreros, los cantos y música de la multitud, los colores, los trajes, los símbolos y los movimientos. Es una obra ceremonial que se observa todas las tardes de la misma manera que lo ha hecho durante décadas y, desviarse de ella, sería recibido con desprecio y burla. La corrida se mantiene para volver a conectar a la gente con sus raíces y sus historias. Crea nuevas historias para superponerlas a los años de relatos ya publicados. Como dice Miller Williams; “El ritual es importante para nosotros como seres humanos. Nos une a nuestras tradiciones e historias ”.

En una nota más científica, hay muchos indicios de que los hábitos y rituales ayudan a nuestro cerebro a comprender que están en el camino correcto. Nos da un sentido de propósito e incluso nos permiten desarrollarnos. Sin embargo, el problema con esto es que quedarnos estancados en hábitos y rituales puede sofocar nuestra variedad y aprisionarnos en un ciclo de comportamiento que finalmente nos inhibe y crea una sensación de inseguridad una vez que nos alejamos de ellos. Los rituales nos conectan con nuestro pasado, pero quizás también nos encadenan a él. Se debe lograr un equilibrio, después de todo, muchos rituales son beneficiosos, divertidos o ambos, entonces, ¿por qué querríamos prescindir de ellos?

Es fácil argumentar que muchos rituales son una rutina sin sentido que no solo tiene muy poco propósito, sino que solo afianza supersticiones incomprensibles y promueven el comportamiento obsesivo. El cristiano que hace la señal de la cruz no rechazará el mal, no hará ningún milagro y no cambiará nada. Es un gesto, un placebo, una acción desechable. No es una transacción sino una “norma codificada” como destaca Luis Miranda. La norma codificada apunta a una autoprogramación de actividades en lugar de una conexión genuina con la razón original del ritual. En una cita que no hace una distinción, ni positiva, ni negativa del resultado, Charles Reade ha dicho; “Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino”.

Algunas investigaciones indican que los rituales pueden aumentar nuestra percepción de valor y aumentar el sentido de pertenencia. Esto está en desacuerdo con aquellos que evitan la noción de hacer las cosas repetidamente y prefieren la espontaneidad. El cristiano que hace la señal de la cruz podría argumentar que su gesto sí tiene valor, conectándolos con su fe, recordándoles lo que representan y la importancia de sus valores espirituales.

Esta conexión entre ritual y espiritual está muy extendida. Peter Hollingworth destacó su importancia al decir: “Disfruto de los rituales y las ceremonias. Lo que no me gusta es cuando se hace mal o descuidadamente. En realidad, se trata de una cuestión teológica: las formas que adoptamos, las acciones que llevamos a cabo, la forma en que hacemos las cosas son, por así decirlo, un sacramento ”. Mientras que Chesterton lo expresó de manera similar; “Ritual siempre significará privarse de algo: destruir nuestro maíz o vino sobre el altar de nuestros dioses”. Para una celebración de la combinación de espiritual y ritual, no busque más allá de la fiesta de San Fermín.

La Fiesta es una combinación de mundos, que ofrece piezas orquestadas que vienen una y otra vez. Sin embargo, la fiesta también proporciona un escenario para que la espontaneidad exista y prospere dentro de ciertos parámetros. Tenga en cuenta que los rituales de la fiesta normalmente tienen lugar dentro de algún ámbito, entre algunos límites; la Plaza de Toros, el Ayuntamiento, las calles cerradas del encierro, la Catedral. Mientras tanto, la calle abierta proporciona un espacio para que se explaye la espontaneidad. Los dos términos pueden existir uno al lado del otro.

Sin embargo, el mundo moderno nos ha mostrado dos cosas. La primera es que vivimos en tiempos impredecibles en los que una pandemia global como el Covid-19 puede poner un fin abrupto a nuestra forma de vida normal. Esto ha incluido fiestas por toda España y más allá, incluida Pamplona. El impacto del Covid ha demostrado que nuestros maravillosos rituales son algo genuinamente realizado con delicadeza; frágil y al capricho del destino. El bien mayor percibido por la sociedad al implementar restricciones ha demostrado que las fiestas son realmente prescindibles y tienen una prioridad menor que la seguridad pública y preservar la vida.

La segunda cosa que hemos visto es que podemos haber sentido un profundo pesar por la pérdida de las fiestas, pero pudimos soportarlo a través de nuestra resiliencia colectiva. En parte, esto está bajo la bandera de una promesa del próximo año; una promesa de que las fiestas volverán y podremos apoyarlas entonces. Lo que también está claro es que la pérdida de las fiestas, con sus impactos económicos y morales, es una carga que no nos ha destruido.

Entonces, ¿qué aprendemos de esta situación sobre el valor de nuestros rituales cuando consideramos que son prescindibles y somos capaces de cargar con la carga de su pérdida? ¿Esto los devalúa o simplemente demuestra que hay una causa superior en lo que respecta a la vida humana? Algunos dirían que el Covid ha demostrado que muchas cosas que apreciamos, incluidas las fiestas, son simplemente efímeras y deberíamos estar preparados para deshacernos de ellas. Otros argumentarían lo contrario, señalando que nuestros rituales también actúan como una fecha, un punto desde el cual y hacia el cual siempre podemos navegar.

En 2020 los rituales desaparecieron y solo podíamos confiar en nuestros recuerdos; los recuerdos de las fiestas que se han ido. Al menos el Covid no ha podido destruir nuestros recuerdos. Sin embargo, somos nuestros recuerdos. Sin ellos tropezamos, vacíos y secos como las áridas losetas del reseco suelo de las Bardenas Reales. Nuestros recuerdos no son simplemente recuerdos de eventos y emociones. Nuestras memorias no sirven simplemente como una biblioteca o un catálogo. Nuestros recuerdos son mucho más que un punto de referencia.

Nuestros recuerdos son nuestras historias, y estas historias están entrelazadas con nuestras vidas, nuestras comunidades y con otras vidas que tocamos y sentimos. ¿Qué somos sin nuestras historias? Nuestras historias nos hacen quienes somos. Con el tiempo nos ayudan a moldearnos, a guiarnos y al final nos sirven para definirnos y escoger el camino que tomamos. Los rituales son solo una de las formas en que contamos esas historias. Los rituales respetan las historias y dan color y vida al pasado, pero en última instancia permiten que se transmitan a una nueva generación que las conservará, las llevará al corazón, las absorberá en su propia esfera y las revivirá, para volver a contarlas. Las historias viven en un ciclo creciente; en un grupo de círculos cada vez mayores.

Los rituales convierten nuestras historias en leyendas y convierten a la gente en héroes. Los rituales mantienen vivas nuestras historias.

Imagen promocional de las chicas Gilmore en Netflix donde se ve a madre e hija en un sofá dispuestas a ver la televisión

El encierro de San Fermín se cuela en “Las chicas Gilmore”

Las Chicas Gilmore es una serie de éxito que se emite desde 2006 y que tiene como protagonistas a Lorelai Gilmore y a su hija Lorelai “Rory” Leigh Gilmore. Cuenta en la actualidad con 153 capítulos y se emite en Netflix. Gracias al aviso de un lector nos hemos dado cuenta de que el capítulo 13 de la segunda temporada, titulado en castellano “¿De quién esta cesta?”, contiene una mención al encierro de Sanfermin.

El caso es que la protagonista, Lorelai Gilmore (Lauren Graham), sufre cierta presión de su círculo cercano para encontrar pareja. Su amiga Patty le envía un sobre al trabajo con las candidaturas de tres posibles parejas. Lorelai entra a la cocina mientras comenta con Sookie (Melissa McCarthy) cómo dos de los candidatos han corrido el encierro y todo. En los subtítulos en castellano podemos leer “sanfermines” y en la versión original en inglés, escuchamos y leemos Running of the bulls.

No admite dudas que la cita es al encierro de Pamplona y que los guionistas querían hacer una referencia al valor y la aventura que supone completar una carrera en el encierro de Sanfermin universalmente.

Las chicas Gilmore

La serie es muy divertida y la primera temporada superó en cuota de pantalla a otras míticas como Friends. El éxito viene avalado por la continuidad en el número de temporadas. La trama ha ido evolucionando, aunque inicialmente recoge la situación de una madre treintañera que intenta que su hija no repita sus equivocaciones. El secreto de la serie son la calidad de las interpretaciones, la autenticidad de los personajes y un guión con tramas divertidas y complejas.

Sin Chupinazo y sin incidencias

El chupinazo de 2020  no existió, pero las personas que cabían pudieron asistir a una ceremonia que consistió en desplegar un gran pañuelo con el mensaje #LosViviremos2021. Las personas que asistieron siguieron la normas establecidas por un fuerte dispositivo policial y muchos cumplieron con la tradición irrefrenable de cumplir con el inicio de esta No fiesta.

Desde abajo se vivió con más emoción de lo que parecía desde casa.

Esta ha sido la señal institucional de Ayuntamiento de Pamplona sonde se puede ver cómo ha quedado el gran pañuelo sobre la fachada que cada noche se teñirá de rojo. .

El Chupinazo que no ha estallado desde la plaza consistorial, lo ha hecho desde la sede de Pirotecnia Fiesta. Como vemos en este video de Navarra Directo (ETB).

Traslado significativo de reservas para los balcones del encierro a Sanfermin 2021

La suspensión de Sanfermin 2020 ha obligado a las agencias de viajes y empresas especializadas a un gran esfuerzo para coordinar las devoluciones de las reservas. La sorpresa con la que se ha encontrado Mikel Ollo, de Destino Navarra / Sanfermin by locals -empresa con la que opera Sanfermin.com-, es que un número significativo de clientes trasladan sus reservas de balcones para ver los encierros de este año, para el siguiente. Incluso, a lo largo de estos días se han registrado varias reservas para reservar balcones para los encierros de 2021 por nuevos clientes.

Para Mikel Ollo, “el impacto de la suspensión de la fiesta ha sido muy fuerte porque habitualmente el 25% de la facturación anual sea realiza en los nueve días de Sanfermin. Además, hay 15 puestos de trabajo que no va a hacer falta cubrir ante la ausencia de programa festivo.” Sin embargo, Sanfermin 2021 lo estamos tomando con ilusión porque varios clientes que tras anular las fiestas de este año han pasado la reserva para 2021.” Tras este traslado de reservas y las que se han registrado para estos días hay disponibilidad de 60 plazas por día en balcones para ver los encierros de Sanfermin 2021, unas 500 en total.

Confianza y seguridad

En este momento el tándem entre Sanfermin by locals y Sanfermin.com es el más veterano en la oferta de paquetes turísticos para sanfermin por internet. En situaciones como la de este año, es cuando se ha demostrado la fiabilidad de las reservas y ningún cliente ha tenido problemas en recuperar el 100% de sus reservas tras la cancelación oficial de las fiestas. Ya estamos listos para las fiestas de Sanfermin 2021. Solo nos resta un año.

Consejos para vivir Sanfermin en modo avión

Las fiestas de Sanfermin 2020 están oficialmente suspendidas. Eso está claro. No habrá actos oficiales y la mayoría de instituciones públicas y privadas han actuado de acuerdo, bien porque no se quiere poner en entredicho la seguridad de los participantes o, bien porque también no habrá retorno económico suficiente, la fiesta de Sanfermin de la manera que la conocemos no será posible.  No se celebrarán encierros ni corridas, no se celebrará el chupinazo y no nos visitarán prácticamente sanfermineros foráneos porque no hay nada que visitar.

El concepto básico de fiesta universal queda herido y pierde la fiesta uno de sus principales ingredientes. Sin embargo, la gente es libre y siempre que se respeten las normas pueden reunirse para celebrar lo que estimen oportuno. Recomendamos por eso desde Sanfermin.com seguir las indicaciones de las autoridades en el caso de que os brote celebrar cualquier cosa. BIENVENIDOS A LAS FIESTAS DE SANFERMIN EN MODO AVIÓN.

Cómo celebrar Sanfermin en modo avión

1-.La mascarilla será un atuendo más sanferminero, como el pañuelo y la faja.

Según el Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, es obligatorio el uso de mascarilla de seis años en adelante en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no resulte posible garantizar el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal de, al menos, 1,5 metros. Esto no quiere decir que si llevas la mascarilla, puedes hacer lo que te brote, si no que si se da esta situación deberás ponerte de mascarillas. Se espera que en lugar de collares por la calle, puedan darse casos de venta de mascarillas para quienes pierdan la suya.

Sigue leyendo…

Chupinazo de San Fermin

Ya falta menos para Sanfermin 2021

El Ayuntamiento de Pamplona ha comunicado oficialmente este mediodía la suspensión de las fiestas de San Fermín en julio de 2020. Ha tomado esta decisión teniendo en cuenta que la lucha contra el Covid-19 se ha convertido en una prioridad mundial y que no existe otra opción para unas fiestas tan multitudinarias e internacionales como los Sanfermines.

El ayuntamiento quiere compartir con todas y todos vosotros un vídeo como un pequeño homenaje a los Sanfermines porque, cuando todo esto pase, cuando se pueda, los viviremos. Sobre la celebración de los Sanfermines en otras fechas de 2020, en la rueda de prensa se ha indicado que la situación actual no permite anticipar qué va a suceder dentro de unos meses, aunque parece complicado que puedan celebrarse este año. #LosViviremos #Sanfermines

La rueda de prensa

La alcaldesa en funciones, Ana Elizalde, ha sido la encargada de darnos la noticia en rueda de prensa. Visiblemente afectada ha sido la encargada de constatar una decisión que se venía adivinando por la acción del coronavirus

.

El reloj de La casa del libro seguirá marcando la fecha de 2020

El reloj de La casa del libro  seguirá marcando el tiempo que resta para Sanfermin 2020 por decisión de los hermanos Butini. Según nos cuentan: “Nuestro reloj, que es el de todos, seguirá marcando el 6 de julio de 2020 porque aunque oficialmente se habrán suspendido las fiestas, el sentimiento sanferminero es mucho más que cuando te dicen que se suspenden las fiesta. La pasión sanferminera se lleva dentro, muy dentro de uno mismo y el reloj en cierta manera la alimenta cada día.”

 

Encierro de tractores en Pamplona… recuerda los encierros con vehículos a motor

Hemos visto toros grandes en el encierro de Pamplona, pero morlacos mecánicos de 4500 kilos como el de la ganadería Fendt que ilustra esta imagen, todavía no. Hemos vivido encierros de ocas, hemos visto encierros con un toro volviéndose, hemos visto a las motos de los X-Fighters en Santo Domingo, pero nunca habíamos visto un encierro protagonizado por tractores. Más adelante te vamos a recordar persecuciones en BMW por la Estafeta, Fórmulas 1 como si fueran toros o carreras de motos entre toros.

Pero el motivo de este peculiar encierro contractores que hemos visto recientemente en Pamplona es una manifestación convocada por UAGN que reclamaba, el miércoles 19 de febrero, precios dignos para los productos que cultivan. Para llamar la atención organizaron este encierro-manifestación con seis toros con cuernos como si fueran morlacos verdaderos.  Sin embargo, como verás más adelante, no es a primera vez que el encierro cuenta con vehículos a motor.

La Casa del Libro - Carmelo Butini / El encierro ha contado con la participación de seis toros sin cabestros y se registraron más gritos que carreras. Como vemos no faltaron los pastores que se trajeron los cencerros de los cabestros ante su ausencia.
La Casa del Libro – Carmelo Butini / El encierro ha contado con la participación de seis toros sin cabestros y se registraron más gritos que carreras.

Aquí tienes la galería de imágenes del día con motos haciendo de toros y motos haciendo de cohete del chupinazo.

Red Bull X-Fighters

Los encierros con vehículos de motor

Los encierros con vehículos de motor no se han estrenado con los tractores. Realmente la gasolina y la goma quemada tienen bastante relación con el encierro de San Fermin. Para empezar podemos recordar fácilmente cómo el 4 de abril de 2014 protagonizaban unas espectaculares imágenes los mejores pilotos de los X-Fihgters. El encierro partía desde la cuesta del Santo Domingo a la altura del mercado de Santo Domingo. Las motos daban todo el gas para adquirir velocidad y enfrentarse a la rampa de salto que arrancaba al entrar en la plaza consistorial.

Sigue leyendo…