7 de julio de 2019. Encierro de Puerto de San Lorenzo.

Los toros de El puerto de San Lorenzo rompen con la previsión y protagonizan un encierro peligrosísimo al que se sumaron los cabestros

Los Toros de El Puerto de San Lorenzo estrenaron Sanfermin 2019. El encierro del 7 de Julio comenzó con un tiempo rápido y tres cornadas, un primer plato muy fuerte para estrenar la carrera. La manada fue muy rápida, con un toro cárdeno y tres cabestros abriendo la manada, y con el ritmo se dejaron a varios hermanos solos por detrás. Se registraron varios atropellos con corredores inconscientes en el recorrido. El tramo de telefónica y el callejón fueron los más peligrosos, sobre todo por un montón al que se tuvieron que enfrentar los cabestros y un toro suelto que dio sustos y cornadas.

Una de las cornadas del día, con imágenes impresionantes, es la escena terrorífica protagonizada por uno de los toros de El Puerto se produjo en el Callejón. En las imágenes de Carlos Mediavilla vemos como el toro se arranca en la entrada a la plaza de toros y no les da tiempo a dos mozos evitar la cogida. El hecho de haber dos compañeros en el suelo no favoreció las opciones de escapar de los mozos implicados. El toro los lleva arrastrando sobre los cuernos unos metros hasta la pared (el callejón tiene unos diez metros y calculamos que los arrastra 3).

© Carlos Mediavilla
© Carlos Mediavilla
© Carlos Mediavilla
© Carlos Mediavilla

Manada estirada

La manada comenzó estirada y preciosa. Como vemos en la imágenes de Santo Domingo y el Ayuntamiento de Natalia Gómez, Mikel Lasa y Miguel Fernández.

© Mikel Lasa
© Natalia Gómez
© Natalia Gómez
© Miguel Fernández
© Miguel Fernández

Amago en el callejón

Otra de las escenas más peligrosas de la vuelta de los encierros en 2019 fue protagonizada por el mismo animal unos metros antes. Éste derrotó con violencia justo antes de entrar a la plaza elevándose casi un metro sobre la altura habitual. Es sorprendente la altura del derrote del animal y el peligro evidente de esta situación. José Espartosa y Javier Ibáñez recogieron la secuencia desde dos ángulos distintos. Es sorprendente como desplaza los cuartos traseros para girarse con rapidez, demostrando la capacidad de un toro para moverse con destreza en cualquier ámbito y elevando el valor de quienes tiran del mismo para introducirlo en la plaza.

© Javier Ibañez
© José Espartosa
© Javier Ibañez
© José Espartosa
© Javier Ibáñez
© José Espartosa
© Javier Ibáñez
© José Espartosa
© José Espartosa
© José Espartosa
© José Espartosa

Resultó curioso en el primer encierro de 2019 ver dos corredores desmayados a merced de la manada tras el paso de los primeros cabestros. No es una imagen frecuente en Sanfermin y como pudimos saber luego se debía a la gran velocidad de la cabeza de la manada. En la imagen de Iosu Pezonaga contemplamos a un participante desvanecido a merced de una pareja de toros.

© Iosu Pezonaga

El segundo caso que nos llamó la atención es este segundo mozo que se quedó desvanecido en pleno callejón y toda la manada y medio encierro le pasó por encima. Son imágenes duras porque el corredor que queda expuesto y en una situación muy complicada para ser ayudado.

© Carlos Mediavilla

Cuando crees que los cabestros de cola son de peluche… Y no  es así.

Una de las insólitas imágenes del 7 de julio fue un amontonamiento que se produjo tras el paso del último toro y la llegada del primero de los mansos de cola. La gente estaba a lo suyo, celebrando, sin atender. Y entonces llegó meteoro y casi se lleva por delante a tres mozos, dos corredoras y un grupo de personas. Del salto para superar a los primeros tres corredores, José Espartosa tuvo que apartar la cámara y el susto fue tremendo. Algunos de los implicados resultados heridos por el golpe, pero co levemente. Un buen consejo para próximos encierros: hasta el rabo todo es toro.

© José Espartosa