Cogida de un toro escapado del encierro de Pamplona

El archivo cinematográfico de Gaumont British News le da vida al Sanfermin en blanco y negro

Gracias a la digitalización de las imágenes históricas de Reuters y a su difusión a través de la iniciativa British Pathé, podemos ver en Youtube instantes históricos de San Fermin obtenidos por Gaumont Bristish News. Muchas de estas imágenes le dan vida a fotografías en blanco y negro ofreciendo perspectivas únicas de momentos conocidos. Uno de ellos es la cogida que determinó que en el encierro de Sanfermin hacía falta doble vallado. Y es que el toro Liebrero rompió el vallado el 8 de julio de 1939, escapó y corneó a Clara Herrera. Conocemos esa imagen gracias a unas geniales fotos de Galle, la historia completa merced a un excepcional reportaje de Patxi Mendiburu en su blog Desolvidar, algunos detalles al legado literario del Doctor Arazuri y un testimonio directo gracias a una entrevista a una de las protagonistas de Navarra.com. La última novedad es que ahora vamos a poder disfrutar de las imágenes oficiales que obtuvo Gaumont Bristish Newsreel ese 8 de julio de 1939 porque se ha incorporado todo su legado a través de Reuters a la iniciativa British Pathé

Las imágenes de Pamplona fueron grabas por Gaumont British News, que anualmente acudían a Pamplona desde 1934, y tuvieron que ser obtenidas irremediablemente desde la torre izquierda de la puerta grande. Nos dicen que el toro embistió en dos ocasiones y terminan de manera abrupta en el original conservado.

Digitalización de archivos de Reuters (Gaumont Bristish Newsreel ) y British Pathé

La agencia Pathé comenzó en Francia en 1896 gracias al esfuerzo de un grupo de hermanos que adquirieron relevancia sobre todo con el éxito de los noticieros cinematográficos French Pathé. En 191o abrieron sede en Londres bajo la denominación British Pathé. Inicialmente duraban cuatro minutos y se emitían quincenalmente. En 197o dejaron de producir los resúmenes por la competencia de la televisión, aunque Pathé siguió como agencia hasta 1980. En 2002 se digitalizó todo el archivo de más de 3500 horas de filmaciones y 12 millones de fotografías. El 7 de febrero de 2009, British Pathé lanzó un Canal de YouTube de su archivo de noticiarios y ahora se ha incorporado material de la colección histórica de Reuters que añaden 136,000 ítems de Gaumont Graphic (1910-1932), Empire News Bulletin (1926-1930), British Paramount (1931-1957) y Gaumont British (1934-1959), así como el contenido de Visnews desde 1957 a 1984.

El tapón de 1977, en color

Otro de los momentos que podemos recuperar en imágenes es el aterrador montón que acogió la Plaza de toros de Pamplona el 8 de julio de 1977. Las imágenes de Reuters nos permiten ver detalles del día en que falleció el joven de 17 años José Joaquín Esparza. Ese 8 de julio corrieron 5 de los seis Miura y se cumplían cincuenta años de la muerte de Santiago Martínez Zufía, de treinta y cuatro años, que falleció en 1927, un 8 de julio, al ser embestido por un toro de Celso Cruz.

Las imágenes son impresionantes por el gentío que se acumula ante la inminente llegada de la manada  y por la impotencia que supone el no poder prestar ayuda. Las reses se volvieron a Estafeta e iniciaron de nuevo el recorrido. También podemos ver cómo una de las reses cornea a un mozo al liberarse.

Encierro de 1935

Dantzaris de Lesaka en 1936 y encierro de Pamplona justo antes de la guerra

Encierro 1949

Encierro 1956

La Vuelta completa la única carrera que discurrirá por la Estafeta en 2020

La Vuelta a España ha recorrido las calles míticas de Pamplona completando la única carrera que discurrirá por la Estafeta en 2020. Nos quedamos con la imagen de Charly López que ha distribuido Unipublic y que evoca la premiada imagen de Pedro Armestre pero con bicicletas y corredores.

Imagen de Pedro Armestre. Premio Rey de España de Fotografía.

Pamplona fue sede de la salida de la segunda etapa de La Vuelta 2020 que se compone de dieciocho y cubrirá una distancia total de 2.882,8 kilómetros. Seiscientos de ellos fueron por la Estafeta, sin presencia masiva de aficionados, una circunstancia un tanto extraña por las restricciones del covid.

La vuelta a España y el encierro

No es la primera vez que La Vuelta pasa por la Estafeta. En 2012 se celebró una contrareloj con salida en la plaza del Castillo y llegada a la plaza de toros, con todo el personal por la calle, que fue una delicia. Este año, sin gente, hemos perdido un poco de sabor ante un caramelo como este. El equipo Movistar ganó la contrareloj, pero el Caja Rural participó vestidos de San Fermin, que permitió que se llevaran cientos de aplausos.

Las imágenes son incluso más espectaculares que las de hoy ya que fue una etapa contrarreloj donde el público pudo disfrutar de múltiples pasadas de los corredores y saborear esta especialidad del ciclismo.

Traslado significativo de reservas para los balcones del encierro a Sanfermin 2021

La suspensión de Sanfermin 2020 ha obligado a las agencias de viajes y empresas especializadas a un gran esfuerzo para coordinar las devoluciones de las reservas. La sorpresa con la que se ha encontrado Mikel Ollo, de Destino Navarra / Sanfermin by locals -empresa con la que opera Sanfermin.com-, es que un número significativo de clientes trasladan sus reservas de balcones para ver los encierros de este año, para el siguiente. Incluso, a lo largo de estos días se han registrado varias reservas para reservar balcones para los encierros de 2021 por nuevos clientes.

Para Mikel Ollo, “el impacto de la suspensión de la fiesta ha sido muy fuerte porque habitualmente el 25% de la facturación anual sea realiza en los nueve días de Sanfermin. Además, hay 15 puestos de trabajo que no va a hacer falta cubrir ante la ausencia de programa festivo.” Sin embargo, Sanfermin 2021 lo estamos tomando con ilusión porque varios clientes que tras anular las fiestas de este año han pasado la reserva para 2021.” Tras este traslado de reservas y las que se han registrado para estos días hay disponibilidad de 60 plazas por día en balcones para ver los encierros de Sanfermin 2021, unas 500 en total.

Confianza y seguridad

En este momento el tándem entre Sanfermin by locals y Sanfermin.com es el más veterano en la oferta de paquetes turísticos para sanfermin por internet. En situaciones como la de este año, es cuando se ha demostrado la fiabilidad de las reservas y ningún cliente ha tenido problemas en recuperar el 100% de sus reservas tras la cancelación oficial de las fiestas. Ya estamos listos para las fiestas de Sanfermin 2021. Solo nos resta un año.

Resumen en imágenes de los encierros de 2019

Los encierros de 2019 han sido increíbles, tan increíbles como los que fueron y como los que serán. Los mansos corren, la gente también y, sino te apartas, te pillan. Hay quien dice que los encierros de 2019 fueron sosos, pero nos olvidamos que toda las personas que corren delante de los toros se juegan mucho la vida y, resulta muy fácil, pedir espectáculo evidente en un acontecimiento sin guión y donde los actores son animales salvajes.

El encierro es el show más real y peligroso de los que se celebran y emiten a nivel mundial, pero también cuesta mucho apreciar los aromas y detalles constantes que ofrece cada momento de esta singular cerrera. El encierro parece querer esconder los mejores momentos y en la cultura del disfrute audiovisual instantáneo esta circunstancia no se entiende. Vamos a intentar poner remedio con un resumen maratoniano de las carreras de 2019 con todas las cosas que nos han gustado y que hemos decantado del increíble equipo de fotógrafos de Sanfermin.com.

Sigue leyendo…

Los encierros de Sanfermin 2020 recuperan a los Fuente Ymbro

La Feria del Toro 2020 y los encierros de Sanfermin recuperarán a los toros de Fuente Ymbro. Esta ganadería vuelve a San Fermín con bravura para la Feria del Toro (atesora cuatro Carriquiris y cuatro premios Feria del Toro), con velocidad para el encierro (2.10″ es su mejor marca) y sin excesiva peligrosidad con cinco cornadas en catorce carreras por las calles de Pamplona.

Sigue leyendo…

Imagen del chupinazo de san fermin lleno de gente y con los gaiteros saliendo del ayuntamiento

Esencia

“La esencia del placer es la espontaneidad”.

Germaine Greer.

Al final del encierro en Pamplona, ??la adrenalina al límite se suaviza y la sensación de alivio, la satisfacción, la realización personal e incluso la decepción ocupan su lugar. Al mismo tiempo, en medio de un Kaiku, coñacs, cafés y conversación, los pensamientos giran en torno al desayuno.

Hubo un tiempo en que grupos de corredores daban un corto paseo por la Plaza del Castillo, cruzando Estafeta hasta la calle de la Merced, donde encontraban algunos bancos fuera de La Raspa y se sentaban. La multitud variaba día a día, pero al final se convertía aquello en un asunto relajado donde un grupo de amigos comía un desayuno sencillo, compartía unas cuantas botellas de tinto con gaseosa y charlaba en un ambiente de camaradería satisfecha.

Mientras tanto, una jota fantástica flotaba sobre un mesa cercana. Siempre fue la manera perfecta de pasar el día y hacer la transición entre el drama del encierro y el ritmo de la fiesta.

Ahora no.

Ahora todas las mesas están reservadas: reservadas de antemano para las “personas adecuadas” y el improvisada desayuno ha sido sustituido por un evento gestionado por etapas. El concepto mismo de espontaneidad ha sido sacrificado porque el “evento” del desayuno es tan popular que todos quieren participar. Todos quieren un trozo de esa tradición y que se vea que están allí. Cuando la esencia de una cosa se desvanece lo que resta es un sucedáneo artificial del original.

Lo hemos visto antes de muchas maneras. Si alguna vez has soñado con visitar un monumento famoso o un sitio notoriamente hermoso, entonces serás consciente de que la verdad no coincide con el sueño. Esa vista increíble a través de las Cataratas del Niágara, a través del Gran Cañón o subiendo desde el Mall hasta el Palacio de Buckingham no es algo que puedas disfrutar de la forma que imaginaste. Esto se debe a la gran masa humana que se interpone en el camino de tu mirada. El bosque de paloselfis, o pértigas del ego como alguien ha descrito, debe ser vadeado y cualquier fotografía debe ser capturada en ese mismo instante, cuando un grupo de turistas japoneses, escolares británicos o un tour en autocar estadounidense no se encuentra en el lugar adecuado.

Los sitios populares son populares por una razón: la gente cree que vale la pena verlos “en persona”. Su esencia es algo que vale la pena disfrutar en persona. Sin embargo, al hacerlo terminamos matándolos a través de la popularidad. Pumphrey lo describió como el “trato del diablo”, y esa experiencia decreció sobre manera, no solo porque hay que compartirla con docenas de mochileros antípodos, sino también porque esa sensación de intimidad, esa conexión personal, está comprometida.

Es muy fácil saltar y culpar al muy moderno fenómeno de las redes sociales por gran parte de esto. Después de todo, la actitud que impulsa a tantos de nosotros a compartir nuestras vidas con el resto del mundo ha encontrado un hogar natural en la era digital. No solo eso, sino que hay un tema que acompaña la necesidad de demostrar cuán increíbles son nuestras vidas al compartirlas con el mundo.

Como resultado el paloselfi impregna las visitas a un monumento o sitio famoso y todo tiene que ser capturado como evidencia no solo de eso, de que estuvimos allí, sino que además vivimos el momento más increíble mientras tanto.

Sin embargo, no sería justo culpar a esto únicamente por el aumento de las redes sociales. Mientras los humanos han sido capaces de viajar por placer y han podido compartir esa experiencia, han existido quejas por el exceso de gente y se han echado a perder.

El famoso Gran Tour europeo fue un viaje esperado para los miembros más ricos de la sociedad británica, particularmente entre los siglos XVII y XIX. Sin embargo, incluso desde entonces hubo quejas de que el circuito estaba demasiado lleno y era demasiado ruidoso.

Como escribe la profesora Kathleen Burke: “A menudo se comenta el comportamiento indisciplinado y a veces violento de los jóvenes ingleses; sin duda, para el personal de las embajadas británicas en el extranjero, las actividades de los visitantes ingleses, -cada uno compitiendo con el otro,  para ver quién es el más salvaje y el más excéntrico-, ha sido una de las principales preocupaciones. Incluso los rusos quedaron impresionados por las cohortes de jóvenes salvajes ingleses que encontraron en las ciudades del oeste Europa.”

Henry Fonda cámara en mano en el recorrido del encierro como si fuera uno de los fotógrafos de Sanfermin.com
Henry fonda en el encierro aparece en la cinta de Orson Welles. 1961

Hemingway también reconoció el lado negativo de la popularidad de algo tan querido. Pamplona fue áspera, como siempre, abarrotada… Una vez escribí Pamplona, ??y lo hice para siempre. Está todo allí, como siempre lo estuvo, excepto que se agregaron cuarenta mil turistas. No había veinte turistas cuando fui por primera vez … hace cuatro décadas.

Las redes sociales simplemente han exacerbado esto y han contribuido a ello a nivel global. Haga un viaje a San Sebastián, hogar de los más maravillosos pintxos y tapas, y verá lo que la popularidad le ha hecho a esta cultura. El principio de las tapas, cómo funcionan las tapas tradicionalmente en los pueblos y ciudades españolas, ha sido borrado. En su lugar, hay una versión mucho más orquestada y apta para turistas, en la que los bares no quieren que la gente se presente para comprar una mini y un pintxo. Ahora te entregan un plato y te alientan a que permanezcas largo rato y gastes mucho para que las cajas registradoras suenen. (Esto no es para denigrar la gastronomía de San Sebastián, que es sobresaliente).

No es así como funcionan las tapas en otros lugares, pero San Sebastián se ha hecho popular a escala mercurial. Cuando esto sucede se alcanza una masa crítica y algo tiene que ceder. Como señala Hassan Bougrine; “… la esencia de la economía capitalista es la necesidad de ‘hacer dinero’”. No es de extrañar que la tradición esté distorsionada. Aunque quizás algunos dirían que la realidad es más positiva, una evolución que les brinda a los clientes lo que desean. Dado que una alta proporción de los presentes en la ciudad vasca son viajeros extranjeros, la evolución al ‘turismo de tapas’ no es sorprendente.

La belleza intensa de las aldeas de pescadores de Cornualles es un atractivo tal que aquellos con ingresos suficientes han estado comprando casas de vacaciones allí durante muchos años. Esto ha tenido un impacto tan negativo en las comunidades, que han destruido efectivamente las aldeas fuera de las temporadas de vacaciones, y existen prohibiciones de compra de segundas viviendas en varios lugares de Cornualles.

Señor tocando la guitarra de risas en Sanfermin
Foto de Javier Martínez de la Puente

La esencia de una cosa es tan frágil, tan preciosa y tan difícil de comprender que cuando la alcanzamos, se desvanece. Al igual que agarrar un puñado de arena en la playa, cuanto más apretada la sujetamos, menos podemos sostenerla y antes se desliza entre nuestros dedos y desaparece. Rara vez intentamos destruir la esencia de una cosa intencionalmente, simplemente nos damos cuenta de que ha ocurrido casi a escondidas cuando la verdad de nuestro impacto se manifiesta ante nosotros, aparentemente de la nada. Sin embargo, destruir la esencia de algo es lo que ciertamente hacemos.

Con algo frágil y deseable, la respuesta seguramente sea manejarlo con cuidado. Queremos alcanzar y agarrar algo que brilla y, sin embargo, como los cristales de hielo, el mismo toque puede destruirlos. En este caso, es más inteligente disfrutar de una cosa en el momento y estar preparado para alejarse, cambiar y sacrificar lo que amamos por no destruirlo. Esto no es fácil porque, en el momento, normalmente estamos superados por el deseo de hundirnos en la experiencia. De manera similar, a menudo destruimos algo tras una pequeña incisión y es posible que no lo reconozcamos hasta que sea demasiado tarde.

Seguramente, tan pronto como sintamos que lo que amamos corre el riesgo de ser dirigido o que su esencia haya sido comprometida o eliminada por la popularidad, deberíamos estar preparados para alejarnos. Tal vez deberíamos estar preparados para alejarnos mucho antes de eso. Tomemos como ejemplo el desayuno tras el encierro. Si asistimos todos los días, ¿estamos esperando demasiado de esto? ¿Estamos forzando la diversión a cumplir con una expectativa o simplemente estamos contribuyendo a la destrucción de su esencia? Una vez que algo se convierte en rutina, ya no es especial.

Esto no quiere decir que esas cosas deban cesar y que muchas personas encuentran placer en la rutina. Algunos incluso dirían que son capaces de aferrarse a la esencia de algo incluso cuando es una rutina.

Una de las quejas más comunes es que el encierro ha sido destruido por ser demasiado popular. Los reclamantes señalan las calles concurridas y la alta proliferación de corredores no españoles (que se estima en un 45% en 2017) como factores que contribuyen a ello. Hable con cualquier “divino” y ellos generalmente anhelarán un momento en que las calles estaban más tranquilas, cuando tenías espacio para correr y cuando realmente podías ver a los toros. La esencia del encierro se ha ido, reemplazada por mochileros, principiantes e ilusiones.

La evidencia no apoya totalmente esta opinión.

Paloselfi en el encierro de san fermin

El encierro ha sido popular durante mucho tiempo y la aglomeración no es un fenómeno moderno. Viejas fotografías en blanco y negro e incluso rollos de películas muestran calles abarrotadas, una concurrida Plaza de Toros, amontonamientos y barreras llenas que se remontan muchas décadas atrás, todo aparentemente sin terminar con la esencia del encierro.

Además, el apiñamiento moderno no está empeorando según las cifras publicadas por el Ayuntamiento de Pamplona. Un artículo publicado en sanfermin.com destacó el hecho de que algunos años, como 2012, vieron a más de 20 mil corredores participar en los 8 días, mientras que otros lo hicieron mucho menos. Se estimó que 2017 tuvo alrededor de 16 mil corredores. Los volúmenes también varían dramáticamente de un día para otro. Parecería que un corredor paciente y determinado puede encontrar espacio en el día correcto si espera su tiempo y se arriesga.

Entonces, si bien es cierto que a menudo suavizamos lo que amamos y destruimos su esencia, a veces lo que amamos no está realmente muerto y solo tenemos que verlo de forma ligeramente diferente. Quizás, como en San Sebastián, necesitamos experimentarlo de otra manera y volver a aprender lo que es la esencia ahora. En última instancia, debemos reconocer que la esencia de una cosa es fugaz, transitoria y debemos disfrutar de todo lo que podamos mientras dure.

© 2007 Xabier Ansó. El dispositivo especial de Sanfermin permite acceder el propio recorrido del encierro

El encierro y los saltos de la Fuente, excluidos de muchas aseguradoras

Billy vive en Ontario, en Canadá, donde trabaja como monitor de deportes de riesgo y recuerda que la primera vez que corrió el encierro en Santo Domingo, cómo el tipo que tenía a su lado, con mirada de pánico, le dijo: “No pienso que mi seguro de viajes cubra esto”… Y efectivamente, no lo cubría. Alguna vez, Billy ha pensado en volver a correr el encierro, pero le parece más arriesgado que la profesión que desempeña como monitor de deportes de riesgo.

Chris, tras su experiencia en los sanfermines de 1995, transmite sus sentimientos de esta manera: “Olvídate del puenting, olvídate de las carreras de coches locos, olvídate del resto… Esto realmente garantiza el auténtico subidón de adrenalina. No hay redes de seguridad, no hay arneses ni airbags. Tú y doce toros -lo dice Chris- persiguiendo a varios miles de personas que corren despavoridas… como tú.”

Anima así, Chris, a otros americanos a correr el encierro y además da varios consejos bastante adecuados para un corredor extranjero. El ultimo de ellos, dice así: “Asegure que usted tiene el seguro bueno médico, y gracias a esa decisión sabia aumentará sus probabilidades de llegar hasta el día de hoy.”

Planning to run with the bulls? Jump off cliffs?
Check your coverage

Existen dos pólizas contratadas por el Ayuntamiento de Pamplona y por la Casa de Misericordia que sirven para indemnizar en caso de invalidez o muerte. A los heridos nacidos en Navarra o en otras comunidades se les atiende gratuitamente en el Servicio Navarro de Salud, pero a los extranjeros se les cobra a través de su seguro médico. Siempre se les va a atender y curar, pero luego la sanidad Navarra intentará que el coste lo pague el seguro médico.

El hospital está obligado a cobrar por ley

Y es que el Servicio Navarro de Salud está obligado, por ley, a cobrar la asistencia sanitaria siempre que exista un tercero obligado a pagar, como ocurre con los accidentes de tráfico. Por ello, en el caso de personas residentes en otros países, intentará que alguien haga frente a esa factura. Eso sí, cualquiera puede salir de un hospital navarro sin abonar la factura -esto no ocurre en otro países- y se han dado casos en los que las propias embajadas han tenido que afrontar los gastos de súbditos de sus respectivos países ante casos de insolvencia. En el caso de los países europeos, existe un sistema de compensación de corresponsabilidad entre los sistemas nacionales de salud.

Una vez que ha llegado la hora de pagar, las tarifas asistenciales en Navarra son muy baratas en comparación a los sistemas de salud de los países del mundo desarrollado. Entendemos, por lo tanto, que si alguien decide acudir sin seguro al encierro, cuando ingrese si le ocurre algo, además de recibir una buena atención, la factura será menos cara que si le hubiera ocurrido en otro sitio.

Es un tema que no es desconocido entre los viajeros y ha sido recogido incluso en la prensa australiana.

Dificultad para asegurarse

Quien se acerca a Pamplona desde otros países puede tener ciertos problemas si le ocurre algún accidente corriendo el encierro. Por ejemplo, World Nomads es una de las agencias más grandes del mundo para seguros de viaje. En su publicidad a través de la web, Nomads anuncia cobertura universal instantánea en todo el mundo. Sin embargo, ante una petición concreta de seguro de viaje para un supuesto ciudadano estadounidense, para correr el encierro de Sanfermin, la respuesta fue: “Lamentablemente, en virtud de la política de la empresa no vamos a cubrirle a usted, como ciudadano americano o residente, para correr el encierro.” La cosa ha ido cambiando y ante la demanda ya hay seguros específicos como el de Insubuy o el Correduría de seguros Summa de Pamplona, aunque las condiciones generales de muchas empresas de viajes siguen recogiendo estas excepciones.

La aseguradora Allianz, en su cobertura para agencias que organizan viajes desde Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos, tiene una lista de actividades que están incluidas y otras excluidas de la cobertura. El viajero puede andar en elefante y si se cae, el seguro le cubre, pero… Si un oso polar le ataca fuera del recorrido de un safari polar, además de morirse de miedo o incluso de verdad, el seguro no cuenta. Y, atención… en esta enumeración un tanto extraña, otra de las actividades excluidas es el encierro.

Sin señalar específicamente el de Pamplona, pero sí el conocido “running with the bulls” apunta los siguientes términos: “asumo y acepto los riegos y los peligros y la posibilidad de daños personales con hospitalización…” Estos formularios, ahora comunes, advierten a los turistas que han sido informados de los riesgos y del azar que predomina en un encierro”…

Otra de las advertencias recientes, por ejemplo, es la del Sidney Morning Herald, de Australia, que advertía recientemente a sus lectores australianos que saltar desde la Fuente de Navarrería o correr el encierro no es recomendado por las principales compañías de seguros.

Otro de los ejemplos que podemos manejar es el de la asociación de Programas Estudiantiles Norteamericanos en España (The Association of American Programs in Spain) que recomienda, específicamente, no participar en actividades de riesgo y pone como ejemplo el encierro. Recuerda que en la historia del mismo se han producido accidentes serios y mortales tanto en turistas como en el de corredores locales.

Otra de las fórmulas utilizadas por algunas agencias actualmente es firmar un acuerdo de renuncia de demandas por si los viajeros toman parte en el encierro y les pasa algo. En estos documentos liberan de toda la responsabilidad a la empresa organizadora y obligan al firmante a asumir afirmaciones como: “Soy consciente de los riesgos inherentes al encierro y soy consciente también de que existen ciertos peligros y riesgos adicionales, incluyendo a otros corredores(…) Habrá corredores inconscientes de los peligros inherentes al encierro y que pueden actuar de forma irracional en mi contra. (…) Soy consciente de que el disfrute y la emoción de encierro, en parte, se deriva de la participación de toros y si elijo a hacerlo será por mi propia cuenta y riesgo, en responsabilidad y en el gasto.”

También hay exageraciones como una agencia que afirma que en Sanfermin los asaltos suben exponencialmente y no es bueno salir sólo por la noche. Por su puesto, la solución, es contratar su seguro.

La manada entra en la plaza consistorial un 17 de marzo. Increíble, pero cierto.

Toros de cine por primavera en Pamplona

La película china Line Walker Operation Midnight Shadow incluirá el encierro de Pamplona en su trama y esta mañana se han rodado las escenas emulando un encierro de Sanfermin en primavera.

Cuando crees que lo has visto todo en Sanfermin, siempre te quedas corto. ¿Alguien podía imaginar un encierro con vallado y todo en marzo en Pamplona? Pues ya no hace falta. Ha pasado esta mañana. Y además con regalos para la vista que fuera de contexto en los próximos años volverán loco a quien descubra las imágenes. Hemos visto encierros de cuatro y seis toros a nueve grados de temperatura, hemos visto encierros al revés sin corredores y hemos visto a corredores perseguidos por un coche. La culpa de todo lo tiene la segunda entrega de la película china Line Walker. Este filme estará ambientado en Hong Kong, Madrid y Pamplona y ha provocado rodajes en Segovia, Tafalla y Pamplona. Hoy tocaba encierro en Pamplona.

Y el encierro de hoy ha sido un encierro en serio a nivel de infraestructura, con carpinteros de verdad, policía de verdad, toros de verdad, pastores de verdad y fotógrafos y periodistas de coña (figurantes). Bueno, alguno de verdad ha tenido que ir para que veáis encierros como este.

Para que salga todo bien hay que tomarse su tiempo y en aras de la seguridad y del buen trabajo ha costado arrancar la jornada. Hemos empezado con sol y casi terminamos lloviendo. A los toros no les ha importado, pero hemos visto corredores con mantas para aguantar las escasas temperaturas de esta mañana.

Corral en Santo Domingo y corredores con mantas

Los toros partían desde un corral instalado en plena cuesta de Santo Domingo junto al ayuntamiento, muy cerca de la propia plaza. Los animales han discurrido por el recorrido del encierro hasta prácticamente la bajada de Javier junto a La Casa del libro y reloj que marca el tiempo que resta para Sanfermin.

Corrales improvisados junto al Ayuntamiento de Pamplona en Santo Domingo.
Corrales improvisados junto al Ayuntamiento de Pamplona en Santo Domingo.

Después de completar una pasada y grabar una escena real o de prueba, los animales tenían que volver a los corrales y se daba la increíble escena de ver un encierro al revés sin que hubiera un toro de Escolar de por medio. A los corredores se les apartaba, pero la escena es buenísima.

La manda retorna por Mercaderes en una imagen inesperada.
La manda retorna por Mercaderes en una imagen inesperada.
Corredores ataviados de mantas para aguantar los nueve grados, ven retornar a la manada a los corrales.
Corredores ataviados de mantas para aguantar los nueve grados, ven retornar a la manada a los corrales.

Conforme la mañana ha ido avanzando los animales han dejado paso a los coches. Así como en la grabación de Tafalla de la semana pasada pudimos ver la simulación de una persecución en coche, en Pamplona hemos disfrutado de escenas similares. Una de las más espectaculares ha sido esta entrada a tope resbalando como los morlacos en plena curva con un BMW. Está claro que no había aplicado el antideslizante.

La producción de la película en España ha sido cosa de la experimentada Babieka Films y por lo que hemos visto se han encargado con profesionalidad del tema. Desde Pamplona han echado una mano para la organización tanto el Ayuntamiento de Pamplona como la
Navarra Film Commission.

El público chino cada vez más habitual en Sanfermin

El público chino es habitual en Sanfermin desde hace unos años, de hecho a través de Sanfermin.com y Sanfermin by locals han venido numerosos grupos de ciudadanos de este país. Según nos cuenta Mikel Ollo, agente Turístico de Sanfermin by locals, es previsible que con acciones como esta pueda incrementarse la demanda sanferminera de turistas chinos como ya sucedió con el público hindú cuando se grabó en Pamplona Zindagi Na Milegi Dobara. . Según nos cuenta Mikel Ollo, agente Turístico de Sanfermin by locals, es previsible que con acciones como esta pueda incrementarse la demanda sanferminera de turistas chinos como ya sucedió con el público hindú cuando se grabó en Pamplona Zindagi Na Milegi Dobara.

Mikel Ollo nos dice que desde hace tres años comenzamos a trabajar regularmente con público chino colaborando con la agencia VR Trip, la más potente a nivel online de China. Podemos contar que son gente muy interesada en las fiestas de Sanfermin,  que muestran mucha educación y respeto y a los que les llama especialmente la atención tanto el encierro como las corridas de toros”.

Según nos cuenta Mikel Ollo, de Sanfermin by locals “El perfil de los visitantes chinos que acuden a Pamplona con nosotros suelen ser parejas jóvenes y familias de hasta 5 miembros (padres, hija o hijo y abuelos). La procedencia es de China, Taiwan, Hong Kong y ciudadanos chinos residentes en Europa, Estados Unidos o España que se interesan por las fiestas de Sanfermin. Son muy de sacar fotos y les interesa mucho conocer el porqué de correr el encierro junto a los toros y vestir por lo general de blanco.”

El público chino representa tras tres años el 10% del volumen de turistas que utilizan los servicios que ofrecen Sanfermin.com y Sanfermin by Locals de la mano de Mikel Ollo y su gente. El tipo de público suele ser de nivel adquisitivo medio alto y destaca el interés por captar los detalles y conocer las razones y la motivación de todo lo que contemplan. Apunta Mikel Ollo, “es complicado cumplir con el horario establecido de las rutas ya que se esfuerzan por conocer a fondo todo lo que ven.” Inicialmente vivimos varias experiencias con grupos en 2013 y 2014, y a partir de entonces trabajamos con grupos y con clientes individuales, que no vienen con agencia de viajes organizada sino que se preparan la ruta a medida. Generalmente los grupos visitan otras partes de España o realizan el Camino de Santiago y dedican una o dos jornadas a conocer las internacionalmente famosas fiestas de Sanfermin.

La serie Westworld termina su segunda temporada con un encierro

La serie Westworld ha terminado su segunda temporada con una imagen inspirada en los encierros de Sanfermin del todo espectacular. (Cuidado podemos destriparos el capítulo un poco.) Una estampida de toros androides en pleno capítulo permite una de las acciones de acción más sanfermineras y torunas que hemos visto. Toros por un lado y balazos por otro. Ningún toro sufrió porque eran recreaciones 3D a pesar de recibir un montón de balazos. Los protagonistas sí sufrieron porque hay cornadas en slowmotion, HD, 4K y 360 que dan miedo al miedo y que permitieron al director del capítulo recrearse en el instante.

La aparición de escenas similares al encierro siguen demostrando que el encierro de Sanfermin continua siendo un signo universal de valor y peligro. Los guionistas de Hollywood lo saben y además el público responde, ya que de otra manera no tendría sitio en este mundo de las series de pago. Una parte de esta secuencia con los toros ya fue incluida en los anuncios del descanso de la Super Bowl.

WestWorld es un parque temático futurista

Hay críticas de quienes siguen las series que apuntan a que Westworld puede convertirse en la nueva Juego de Tronos. Según describe la propia HBO esta serie de ficción eleva el concepto de las aventuras y las emociones fuertes a un nuevo nivel de peligrosidad. En el futurista parque temático conocido como Westworld, un grupo de androides-servidores se desvían de las secuencias programadas meticulosamente por los informáticos y adoptan un comportamiento anormal.” Westworld está basada en la película de 1973 escrita y dirigida por Michael Crichton (Parque jurásico), y ha sido creada para la televisión por los productores ejecutivos Jonathan Nolan (Interstellar, El caballero oscuro) y Lisa Joy (Criando malvas, Último aviso). Cuenta con unos pedazo de actores como Anthony Hopkins, Ed Harris, Evan Rachel Wood, James Marsden, Thandie Newton y Jeffrey Wright. 

Imagen de Iñaki Vergara con los toros en abanico en la calle Estafeta.

Eminence

by Matt Dowsett. Photo Iñaki Vergara.

(Written with thanks and appreciation to AFH for his valuable contribution)

“A plague on eminence! I hardly dare cross the street any more without a convoy, and I am stared at wherever I go…”

Igor Stravinsky

It is a very human trait to want to be respected, to be highly knowledgeable and to elevate oneself, not only within a social circle, but far beyond. Some would argue that it is innate; linked to our evolution and the limbic system – that part of the brain that primarily integrates emotions, motivations and behaviours. Darwin maybe would have argued that it is actually in our genes as it ensures that the elevated ones are sure to get the girl, to get fed.

Thackeray derided he who would not strive for eminence as “a poor-spirited coward.” Washington Allston would seem to agree in saying: “I am inclined to think from my own experience that the difficulty to eminence lies not in the road, but in the timidity of the traveler.”

In this modern world the desire to attain these heights has a more immediate and less forgiving arena in the online space. The push for “likes” and the need for the most “followers” on a profile drives an online behaviour that appears to be a search for fame and influence. It is even possible to measure how much online influence a person has through their “Klout” score. And it is not simply about posting dreary nonsense in order to get clicks. Andrew Gill has pointed out that: “as social media is becoming more prevalent, and people and companies are using it to make purchasing and hiring decisions, the role of social eminence is becoming critical.”

Small wonder that everybody wants to rise; this is not just influence. In ‘Leviathan’ Hobbes wrote that: “Man strives for power after power and it ceases only in death.” What is power? Eminence! Or as Hobbes more correctly put it: “‘Natural power’ is the eminence of the faculties of body or mind, as extraordinary strength, form, prudence, arts, eloquence, liberality, nobility.”

Little wonder that we strive for eminence when, deep down, we believe it will give us power.

But remember that true eminence is not just about being well known. It is possible to become well known overnight; that is fame. It is also not just about having great knowledge. It is possible to attain great knowledge through the application of ones own appetite; that is being learned. True eminence is about being respected for ones knowledge and experience, being well known for it and, as a result, having influence.

Seeking to advance oneself is always a dangerous game. The temptation to cut corners, cheat a little or even to walk over the bodies of rivals to advance is never far away. Beware that a person is never too high to fall, but more than that, reputation is a valuable treasure that is easily lost. As Baltasar Gracian said: “A single lie destroys a whole reputation of integrity.” Elevate, go and climb higher, but remember “The high road is always respected. Honesty and integrity are always rewarded.” (Scott Hamilton).

Additionally, Nicholas Chamfort pointed out that: “Eminence without merit earns deference without esteem.” Anyone seeking this level should expect to have a long wait and be prepared to put in the effort. But they also need to be careful. “Knowledge can be heady stuff, but easily leads to an excess of zeal – to illusions of grandeur and a desire to impress others and achieve eminence… Our search for knowledge should be ceaseless, which means that it is open-ended, never resting on laurels, degrees or past achievements.” So wrote Hugh Nibley, perhaps warning against hubris and its results.

In the world of fiesta and the encierro, there are plenty that seek an exalted position, despite there being few formal roles. The collective has no appointed leaders or positions of authority and yet many are drawn into the contest to become known, to become respected and to be seen as a figurehead for the masses in fiesta. Newcomers will attempt do demonstrate just how much they know about the history of fiesta. Perhaps they will even write a book, a blog or an article. Others will try to make their name in the encierro and gain respect through that route. Some will simply opt for longevity; returning to fiesta year after year until they naturally assume a position of respect.

Yet none of this is guaranteed to result in eminence. The person who returns time and again to Pamplona may be respected but could simply have lived the same fiesta thirty times over and never learned anything outside of the few bars and streets that they frequent. In the encierro the camera lies and a runner can make it look as though they have had an amazing run, eventually the truth will out. Not only that but respect in the encierro comes from proving oneself not just day after day, but year after year, as Nibley inferred.

Even after all of this, status in the encierro can lead to a false sense of importance. To be regarded as “divino” or divine carries a number of connotations; being so elevated as to be considered saintly, having reached a pinnacle of performance that leads to the runner being beyond reproach, but also a sarcastic or mocking term for a runner who believes themselves to be worthy of this status. To be divino is not necessarily something to aspire to. The divino who challenges the gods of the encierro can soon encounter nemesis in “valiente” form.

There is no shortage of fiesta attendees that are prepared to seek to be someone, to be known. AFH said: “I think the denial of the urge to eminence false, a pose, but its overindulgence ugly.” This implies a fine balance between feeding the desire for influence and not becoming a caricature. The question also has to be asked; “What good is power in fiesta? What does it serve and where does it lead?”

The search for eminence is at odds with the loose and chaotic nature of fiesta. In the maelstrom of Los Sanfermines, wielding power is contrary to the spontaneous, raw alegría. It inhibits it, it seeks to work against it in setting rules in an arena where the suspension of rules has long been celebrated as a cornerstone of fiesta.

And what are these cornerstones?

It could be argued that the key elements are faith, brotherhood, music, food and liberality. These do not leave much room for power to be assumed and employed, except perhaps in the world of faith. Look at the street during fiesta and you will see the evidence of the removal of controls: no or very few police or officials, the people spilling out onto the road, a huge and unmanageable mass allowed to be self-regulating, a 24-hour life, spontaneous bursts of music and dancing, a largesse that the city bathes in.

This is no place for power except that which is confined to pockets of friends or collections of the like-minded. It is a deluded kind of power as there is no real effect. The scale of San Fermín repels power leaving those who desire it to scratch out their exposure where they can: on snatched television interviews, holding court in a bar or restaurant, online activity and the written word that rapidly becomes litter, floating around the dirty streets.

Power and influence are fleeting. Everything passes and fades with time, and even the greatest leaders are only remembered in dusty history books. Shelley and his contemporary Horace Smith correctly observed that great empires fall into dust. In his poem, Ozymandias (written at the same time as the work of the same name by his friend, Shelley), Smith mused: “…what powerful but unrecorded race, once dwelt in that annihilated place.”

Some will tell you that the best parties in San Fermín are the exclusive ones, invitation only, in character-laden apartments of the old town and frequented by aficionados and their groupies every year on a certain day of fiesta. Actually the true joy of fiesta comes from diving into the swirling whirlpool of humanity and letting the flow take you with it. The white and red of Los Sanfermines may seem to some like an inhibiting uniform or a banal lack of individualism, but it is actually to be envied. The anonymous spirit can ignore all expectations and simply surrender to the flow. Power and influence come with shackles, while ignorance is bliss. How many long-term fiesta luminaries yearn to return to the fiestas of their youth? Not only to be young again, but to be free again – free of the responsibilities, burdens and expectations that come with age and influence. The faceless power of the collective alegría is stronger than the individual who has worked for 30 years to be respected on the street.

Up on the balcony of the Casa Consistorial at 11:55 on 6th July, a line of the powerful and influential stand in their pristine white clothes. In their hands a petite glass of cava. On the face of it they are the great and good of the city, the region, but in reality they carry only grey eminence. The masses do not care about them; in fact they regularly jeer at them, chant rude songs and even throw things at them. Up on the balcony it is all polite and careful conversation as they observe the seething mass below on the plaza. The crowd swirls and surges, the joy is about to explode into rapture while the eminent and influential look politely on.

“Isn’t it a marvellous view from up here,” observes one politician.

“Yes,” replies another, wistfully, “but I would rather be down there.”