Mikel Lasa

El ayuntamiento sancionará las infracciones en el encierro y las peñas acusan y piden la colaboración de los medios de comunicación

El Ayuntamiento de Pamplona ha informado a la Mesa del Encierro que está trabajando para que en 2014 se sancionen las infracciones en el encierro. También ha informado que pretende suprimir la barrera de policías municipales de Santo Domingo para retener a los corredores por unas líneas pintadas en el suelo, ya que los agentes comprometen su integridad física. El régimen sancionador se publicitará para que lo conozcan los touroperadores.

A su vez, la Federación de Peñas ha hecho llegar un propuesta (elaborada por su Comisión del Encierro) a la mesa del encierro y a los medios de comunicación que incide precisamente en el papel estratégico de los medios para solucionar los problemas del encierro. Por ello, propone elaborar una especie de código deontológico elaborado con la participación de los propios medios de comunicación con el compromiso de cumplirlo. El documento incide en la televisión especialmente pero propone un código en que quedarían prohibidas aspectos como las fotografías desde el vallado, las camisetas de publicidad, la publicidad comercial y las actitudes impropias de la carrera.

La propuesta de la Federación de Peñas viene con el sello de Club Taurino de Pamplona (-actualización- el club taurino el 1 de abril se desmarca de esa colaboración) y acusa a los medios de comunicación del ejercicio inadecuado de su labor realizando una serie de recomendaciones. “Creemos que no se está realizando bien esta labor y es necesaria una mayor implicación activa del gremio periodístico en la defensa del carácter anónimo del encierro y de sus participantes y en la denuncia pública de conductas incorrectas.” Por ello, se convoca a los propios medios y a la sociedad a un gran debate a este respecto.

La filosofía que mueve este documento es la no regulación del encierro: “Entendemos que el Encierro es un acto más del Programa de Fiestas y que la participación en el mismo debe ser voluntaria y espontánea sin existir ningún límite, ni medio técnico que regule el número de participantes. Esta participación debe ser anónima y desinteresada, sin perseguir ningún tipo de lucro económico, de imagen o publicitario.” Finalmente, la Federación de Peñas propone este decálogo de prohibiciones:

1. Prohibido pararse en el recorrido y quedarse en el vallado, barreras o portales, en forma tal que se dificulte la carrera o defensa de los corredores.
2. Prohibido estar a la espera, antes de la salida de las reses, en rincones, ángulos muertos, portales de casas o establecimientos situados a lo largo del recorrido.
3. Prohibido permanecer en el recorrido en estado de embriaguez, bajo efectos de drogas o de cualquier forma impropia, Así como llevar vestuario (camisetas de colores, …) o calzado inadecuado para la carrera; Incidiendo en que los participantes que corran, lo hagan con la indumentaria sanferminera.
4. Probido correr hacia las reses o correr detrás de ellas. El encierro acaba cuando te sobrepasa la manada y se accede al coso taurino. Prohibido intentar acceder a la manada por detrás y retroceder en el callejón hacia el recorrido con el objetivo de poder correr con astados rezagados entorpeciendo la carrera de corredores que vienen de cara.
5. Prohibido citar a las reses o llamar su atención de cualquier forma y por cualquier motivo en el itinerario o en el ruedo de la Plaza de Toros.
6. Prohibido sacar fotografías desde las calles, vallados o barreras. Correr portando cualquier elemento tecnológico capaz de capturar imágenes de la carrera.
7. Prohibido portar objetos inconvenientes para el buen orden del encierro. Llevar publicidad comercial.
8. Prohibido agarrar, hostigar o maltratar a las reses durante el encierro. Prohibido correr agarrando los pitones, tocando el lomo o agarrando del rabo tanto de toros como bueyes.
9. Prohibido estorbar el trabajo de los pastores y dobladores.
10. Prohibido correr sin respeto ni solidaridad por el resto de corredores con conductas incorrectas y violentas infringiendo las normas que regulan el encierro.