El toro que no quiso correr el encierro

VER TODAS LAS FOTOS Y EL VIDEO DEL ENCIERRO DEL 11 DE JULIO

El encierro de hoy con toros de José Escolar pasará a la historia reciente de la carrera por el comportamiento de “Curioso”, el astado que, tras salir con sus hermanos de camada, se volvió a media cuesta de Santo Domingo y bajó hasta los corrales, donde durante un par de minutos estuvo deambulando desorientado. Finalmente se le abrió la puerta de los corrales, accedió y no participó en el encierro, que concluyó únicamente con cinco toros.

La situación generó nervios e incertidumbre, tanto entre los corredores –que habían contado el paso de cinco toros-, como de los pastores, que al conocer la noticia se lanzaron en recorrido inverso para tratar de remediar la situación. Tras varios minutos de duda, y después de descartar la posibilidad de repetir el encierro con un único toro y los cabestros de cola, se decidió mantener al toro en los corrales de Santo Domingo.

Para conducirlo a la plaza de toros para la corrida de esta tarde, el problema es que el camión no podía acceder hasta los corrales de Santo Domingo, donde descansan los toros cada noche a la espera del encierro. Por ese motivo, una hora después, y con un gran dispositivo de seguridad, se desalojó la calle Bajada del Portal Nuevo que lleva de Santo Domingo a los corrales del Gas, donde se encuentran todos los toros de todas las ganaderías desde días antes. Acompañado por un grupo de cabestros, el toro fue llevado hasta allí con normalidad en una especie de encierrillo en sentido contrario.

Hasta allí sí que tienen acceso los camiones, por lo que el toro fue trasladado de esa manera hasta la plaza.

A media mañana el Ayuntamiento de Pamplona ofreció una rueda de prensa en la que defendió la decisión tomada. “Ese toro, con el nivel de estrés que estaba demostrando y el comportamiento que había tenido en los metros que había corrido, hubiera sido muchísimo más complicado y probablemente ahora estaríamos hablando de desgracias mucho más severas”. El alcalde Joseba Asirón y el concejal Aritz Romeo justificaron que la puerta de los corrales estuviera abierta porque así se logró encerrar al animal. Por otro lado, desvelaron que existía un plan B para actuar con el camión especial que desde la calle Chapitela atiende el encierro y que dispone de dardos tranquilizantes con los que haber inmovilizado al toro.

Fotos: RTVE / Miguel Fernández / Mikel Lasa