El encierro y los saltos de la Fuente, excluidos de muchas aseguradoras

Billy vive en Ontario, en Canadá, donde trabaja como monitor de deportes de riesgo y recuerda que la primera vez que corrió el encierro en Santo Domingo, cómo el tipo que tenía a su lado, con mirada de pánico, le dijo: “No pienso que mi seguro de viajes cubra esto”… Y efectivamente, no lo cubría. Alguna vez, Billy ha pensado en volver a correr el encierro, pero le parece más arriesgado que la profesión que desempeña como monitor de deportes de riesgo.

Chris, tras su experiencia en los sanfermines de 1995, transmite sus sentimientos de esta manera: “Olvídate del puenting, olvídate de las carreras de coches locos, olvídate del resto… Esto realmente garantiza el auténtico subidón de adrenalina. No hay redes de seguridad, no hay arneses ni airbags. Tú y doce toros -lo dice Chris- persiguiendo a varios miles de personas que corren despavoridas… como tú.”

Anima así, Chris, a otros americanos a correr el encierro y además da varios consejos bastante adecuados para un corredor extranjero. El ultimo de ellos, dice así: “Asegure que usted tiene el seguro bueno médico, y gracias a esa decisión sabia aumentará sus probabilidades de llegar hasta el día de hoy.”

Planning to run with the bulls? Jump off cliffs?
Check your coverage

Existen dos pólizas contratadas por el Ayuntamiento de Pamplona y por la Casa de Misericordia que sirven para indemnizar en caso de invalidez o muerte. A los heridos nacidos en Navarra o en otras comunidades se les atiende gratuitamente en el Servicio Navarro de Salud, pero a los extranjeros se les cobra a través de su seguro médico. Siempre se les va a atender y curar, pero luego la sanidad Navarra intentará que el coste lo pague el seguro médico.

El hospital está obligado a cobrar por ley

Y es que el Servicio Navarro de Salud está obligado, por ley, a cobrar la asistencia sanitaria siempre que exista un tercero obligado a pagar, como ocurre con los accidentes de tráfico. Por ello, en el caso de personas residentes en otros países, intentará que alguien haga frente a esa factura. Eso sí, cualquiera puede salir de un hospital navarro sin abonar la factura -esto no ocurre en otro países- y se han dado casos en los que las propias embajadas han tenido que afrontar los gastos de súbditos de sus respectivos países ante casos de insolvencia. En el caso de los países europeos, existe un sistema de compensación de corresponsabilidad entre los sistemas nacionales de salud.

Una vez que ha llegado la hora de pagar, las tarifas asistenciales en Navarra son muy baratas en comparación a los sistemas de salud de los países del mundo desarrollado. Entendemos, por lo tanto, que si alguien decide acudir sin seguro al encierro, cuando ingrese si le ocurre algo, además de recibir una buena atención, la factura será menos cara que si le hubiera ocurrido en otro sitio.

Es un tema que no es desconocido entre los viajeros y ha sido recogido incluso en la prensa australiana.

Dificultad para asegurarse

Quien se acerca a Pamplona desde otros países puede tener ciertos problemas si le ocurre algún accidente corriendo el encierro. Por ejemplo, World Nomads es una de las agencias más grandes del mundo para seguros de viaje. En su publicidad a través de la web, Nomads anuncia cobertura universal instantánea en todo el mundo. Sin embargo, ante una petición concreta de seguro de viaje para un supuesto ciudadano estadounidense, para correr el encierro de Sanfermin, la respuesta fue: “Lamentablemente, en virtud de la política de la empresa no vamos a cubrirle a usted, como ciudadano americano o residente, para correr el encierro.” La cosa ha ido cambiando y ante la demanda ya hay seguros específicos como el de Insubuy o el Correduría de seguros Summa de Pamplona, aunque las condiciones generales de muchas empresas de viajes siguen recogiendo estas excepciones.

La aseguradora Allianz, en su cobertura para agencias que organizan viajes desde Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos, tiene una lista de actividades que están incluidas y otras excluidas de la cobertura. El viajero puede andar en elefante y si se cae, el seguro le cubre, pero… Si un oso polar le ataca fuera del recorrido de un safari polar, además de morirse de miedo o incluso de verdad, el seguro no cuenta. Y, atención… en esta enumeración un tanto extraña, otra de las actividades excluidas es el encierro.

Sin señalar específicamente el de Pamplona, pero sí el conocido “running with the bulls” apunta los siguientes términos: “asumo y acepto los riegos y los peligros y la posibilidad de daños personales con hospitalización…” Estos formularios, ahora comunes, advierten a los turistas que han sido informados de los riesgos y del azar que predomina en un encierro”…

Otra de las advertencias recientes, por ejemplo, es la del Sidney Morning Herald, de Australia, que advertía recientemente a sus lectores australianos que saltar desde la Fuente de Navarrería o correr el encierro no es recomendado por las principales compañías de seguros.

Otro de los ejemplos que podemos manejar es el de la asociación de Programas Estudiantiles Norteamericanos en España (The Association of American Programs in Spain) que recomienda, específicamente, no participar en actividades de riesgo y pone como ejemplo el encierro. Recuerda que en la historia del mismo se han producido accidentes serios y mortales tanto en turistas como en el de corredores locales.

Otra de las fórmulas utilizadas por algunas agencias actualmente es firmar un acuerdo de renuncia de demandas por si los viajeros toman parte en el encierro y les pasa algo. En estos documentos liberan de toda la responsabilidad a la empresa organizadora y obligan al firmante a asumir afirmaciones como: “Soy consciente de los riesgos inherentes al encierro y soy consciente también de que existen ciertos peligros y riesgos adicionales, incluyendo a otros corredores(…) Habrá corredores inconscientes de los peligros inherentes al encierro y que pueden actuar de forma irracional en mi contra. (…) Soy consciente de que el disfrute y la emoción de encierro, en parte, se deriva de la participación de toros y si elijo a hacerlo será por mi propia cuenta y riesgo, en responsabilidad y en el gasto.”

También hay exageraciones como una agencia que afirma que en Sanfermin los asaltos suben exponencialmente y no es bueno salir sólo por la noche. Por su puesto, la solución, es contratar su seguro.