que-es-sanfermin-1024x684

El Txupinazo

El estallido del cohete el 6 de julio a las 12.00 del mediodía es la señal de inicio para nueve jornadas de juerga sin interrupción

Poco antes de las doce del mediodía del 6 de julio, alcalde o alcaldesa y concejales salen al balcón del Ayuntamiento. Abajo, en la plaza, miles de personas llevan horas esperando el momento; el ansia colectiva va subiendo a medida que se acercan las doce. Se descorchan cientos de botellas de champán, vino y sangría, repartiéndolo a partes iguales entre el estómago y la ropa del personal. Calor infernal. No cabe un alfiler.

Cuando quien se encarga del disparo se acerca al cohete, hay un rugido general del populacho: cantos, gritos, silbidos, palabrotas y, también, quejidos de algún que otro pisoteado. Con el estruendo apenas se puede oír el grito ritual:“¡Pamploneses, Iruñatarrok, Viva San Fermín, Gora San Fermin!”. Y entonces hay una especie de ataque de locura colectiva, y toda la ciudad da un vuelco en un instante: empieza el desmadre general y una borrachera colectiva matutina digna de verse. La fiesta dura desde el mismo día 6 al 14 de julio.

 

¿Cómo participar en el Txupinazo de Sanfermin?

Vivir el txupinazo entre la multitud es una experiencia bastante fuerte: el apiñamiento es terrible y no se puede mover ni un dedo. Hace un calor infernal, haga el tiempo que haga: de la masa sube un vaporcillo mezclado de sudor, champán y líquidos varios que te caen de todas partes (hay quienes hacen, incluso, unas mezclas realmente asquerosas: ketchup, cola cao, mostaza, harina, espuma de afeitar, etc.).

De los balcones tiran baldes de agua a la gente para aliviar la asfixia. Los empujones se transmiten por la multitud como una ola. En alguna de estas, grandes trozos de revoltijo humano se van al suelo, y hay un revuelo general para no pisotearlos. Una pasada. Después de estar en la plaza, la gente parece que sale de una lavadora vieja. Todos los años los servicios médicos atienden a muchos contusionados, desmayados y asfixiados, pero habitualmente no hay heridos de consideración.

txupinazo-swimmer-sanfermin

© Javier Martínez de la Puente 

Consejos para el Txupinazo

No puedes acceder con vidrio, la policía te lo quitará si lo intentas. Puedes conseguir champán o vino en plástico o brick en los establecimientos de la zona.

Protege tus pies. Las chanclas no son una buena opción, las botas de monte tampoco.

Tu ropa terminará sucia completamente de vino, sangría y champán. Moja y recibe con alegría, que se pasa mucho calor. Deja en casa la ropa que no quieras manchar ni estropear (este consejo vale para todo Sanfermin), así como la cámara de fotos (no vas a poder utilizarla, a no ser que sea acuática), y en general todos los objetos frágiles.

-Es costumbre llevar el pañuelo anudado a la muñeca o guardado en el bolsillo hasta que el txupinazo inaugura la fiesta. Después la costumbre invita a ponérselo donde a uno le venga en gana aunque principalmente la gente escoge el cuello. Es un gran comienzo.

No apto para claustrofóbicos -especialmente de 11 a 12-.

-En las últimas ediciones algunas personas se desnudan de alegría. Respétalos y respétalas y no toques a quien no quiere ser tocado. En Sanfermin, NO, también quiere decir NO.

El txupinazo no está hecho para los niños: aparte de que los pueden pisar , a su altura hace mucho más calor y hay menos aire.

Cuidado con tus cosas (llaves, dinero, documentación…), el txupinazo es el sitio ideal para perderlo todo, y si se te cae algo al suelo es imposible encontrarlo.

 

Ver el Txupinazo desde un balcón

Para verlo desde un balcón es imprescindible ser el invitado de algún lugareño o alquilarlo a través de Sanfermin.com. Siempre te recomendamos que vivas la fiesta en la calle, pero para el txupinazo callejero no hay que ser claustrofóbico y te tiene que gustar mucho la masa.

También puedes ir a respirar el ambiente en alguna de las calles que llevan a la plaza del Ayuntamiento, acercándote hasta que la cosa se empiece a poner cruda. O puedes verlo como la mayoría de la población, por la tele en un bar o en pantallas gigantes que se colocan por la ciudad. Se transmite en directo por TVE.

txupinazo_sanfermin_shop_balcony

© Javier Martínez de la Puente.  

El lanzamiento del Txupinazo de Sanfermin

La imagen que ahora conocemos está institucionalizada desde 1941. ¿Cómo se elige el lanzador? El mecanismo era sencillo porque el que disparaba el cohete era el presidente de la comisión de festejos, por eso, al observar quienes han tenido este honor, vemos muchas repeticiones de nombres. Si alguno tenía afán de protagonismo le venía de perlas esta costumbre que se perpetuó prácticamente sin variaciones hasta 1979.

Y es que llegaba la época de la televisión en directo y tirar el chupinazo pasaba a ser una cosa demasiado importante como para que se quedara este pastel un concejal de festejos. Aunque en realidad, la cosa no fue tan negativa ya que Juan Manuel Pérez Balda (1980) cedió el honor de abrir las fiestas a otro edil, Benicio Aguerrea, porque ya había lanzado un txupinazo y consideraba suficiente la experiencia.

A partir de aquí surgió la iniciativa de que rotara entre los concejales y en 1981 le correspondió a Elisa Chacartegui, que se convirtió por ello en la primera mujer que inauguraba unos sanfermines en este formato. Desde entonces y hasta 2015, el grupo político mayoritario lanzaba el chupinazo y luego en orden decreciente iba rotando el turno. Cada grupo decidía entre sí el nombre de quien iba a lanzar.

Desde 2016 las asociaciones que integran la Mesa de los Sanfermines escogen quién podría lanzar el txupinazo y la gente de Pamplona vota sobre esa preselección.

1939ilundaintxupinazo.g

© Zubieta y Retegui. Joaquín Ilundáin y José María Pérez Salazar en 1939 cuando retoman el lanzamiento del Txupinazo. 

Lanzadores del Chupinazo

1941 – 1950

1941. Joaquín Ilundáin
1942. Joaquín Ilundáin
1943. Jaime del Burgo
1944. Jaime del Burgo
1945. Miguel Troncoso
1946. Miguel Troncoso
1947. Joaquín Ilundáin
1948. Joaquín Ilundáin
1949. José Mª Martinicorena
1950. José Mª Martinicorena

1951 – 1960

1951. José Mª Martinicorena
1952. Nicolás Ibarra
1953. Nicolás Ibarra
1954. Nicolás Ibarra
1955. Adrián Endériz
1956. Adrián Endériz
1957. Adrián Endériz
1958. César Fonseca
1959. César Fonseca
1960. Juan Miguel Arrieta

1961 – 1970

1961. Juan Miguel Arrieta
1962. Juan Miguel Arrieta
1963. Juan Miguel Arrieta
1964. Manuel Fraga *
1965. Lorenzo Martinicorena
1966. Lorenzo Martinicorena
1967. Agustín Latorre
1968. Agustín Latorre
1969. Agustín Latorre
1970. Agustín Latorre
* No son concejales

1971 – 1980

1971. Joaquín Rouzaut
1972. Joaquín Sáez
1973. Manuel Huici
1974. Joaquín Rouzaut
1975. Francisco Javier Iraburu
1976. Joaquín Sáez
1977. Joaquín Sáez
1978. Juan Frommknecht
1979. Juan Manuel Pérez Balda
1980. Benicio Aguerrea

1981 – 1990

1981. Elisa Chacartegui
1982. Patxi Zabaleta
1983. Marisol Elizari
1984. Juan Cruz Alli
1985. Iñaki Beorlegui
1986. Joaquín Salanueva
1987. José Javier Gortari
1988. Javier Iturbe
1989. Elías Antón
1990. Elena Modrego

1991 – 2000

1991. Alfredo Jaime, comparte con José María Pérez Salazar y Joaquín Ilundáin.
1992. Joaquín Pascal
1993. Mariné Pueyo
1994. Javier Ayesa
1995. José Javier Echeverría
1996. Javier Igal
1997. Javier Chourraut
1998. Concha Fernández de Pinedo
1999. Yolanda Barcina
2000. César Palacios *

2001 – 2010

2001. Fermín Tajadura*
2002. Roberto Jiménez
2003. Juan Luis Sánchez de Muniain
2004. Jorge Mori
2005. Idoia Saralegui
2006. Javier Eskubi
2007. Yolanda Barcina
2008. Uxue Barcos
2009. Maite Esporrín
2010. Mari Ganuza * 150 Aniversario de la Comparsa.

2011 – 2020

2011. Enrique Maya
2012. Iñaki Cabasés
2013. Eduardo Vall + ONCE
2014. Cruz Roja*
2015. Javier Aranegui (Orfeón Pamplonés) y Chantal Estrada (Peña La Veleta)*
2016. Jesús Ilundáin “El Tuli”*

* No son concejales