© Miguel Goñi. Sanfermin.com

Consejos para viajeros

Sigue nuestros consejos para venir a Sanfermin si quieres que tu experiencia sea más positiva. Puedes acudir a un hotel, a una habitación alquilada o como mochilero pero te interesará conocer el funcionamiento interno de la fiesta.

Vístete de blanco

El blanco y el rojo son los colores de la fiesta. Lógicamente cada uno se viste como quiere, pero mayoritariamente, la gente va de blanco. Esto no es un inconveniente sino uno de los secretos que permite sumergirte en la fiesta y participar como uno más. El primer consejo, por tanto, es que te vistas de Sanfermin con pantalón, shorts o lo que quieras -de color blanco-, camiseta blanca y, por lo menos, pañuelo rojo. Casi todas las tiendas venden estas prendas y existen, además, puestos ambulantes.

Nosotros te recomendamos la colección de camisetas que Kukuxumusu realiza cada año para Sanfermin. Si lo prefieres, puedes venir con tu ropa de Sanfermin desde tu lugar de origen adquiriendo las camisetas en la tienda online de Kukuxumusu. También puedes comprarlas en Pamplona en las dos tiendas oficiales de Kukuxumusu en pleno recorrido del encierro, en Estafeta 76 y Mercaderes 19; y, además, verás la marca Kukuxumusu en puntos de venta oficiales como El Corte Inglés de Pamplona, Zarranz, Etxeberria en Mercaderes y Estafeta, Tihista o Pele y Mele.

Además, es importante llevar un buen calzado, evitar las sandalias, porque es habitual que haya cristales en el suelo o que te pisen porque hay mucha gente en casi todos los sitios

Reserva tu viaje con tiempo

Así como te recomendamos que te dejes llevar para vivir la fiesta, te recomendamos lo contrario para ir a Pamplona en Sanfermin y vivir en la ciudad durante esos días. Debes asegurarte los traslados a Pamplona y un lugar para dormir. Piensa también dónde va a dormir tu coche. En Pamplona se paga por aparcar en la calle y deberás contemplarlo. Si no pagas o excedes el tiempo de estacionamiento la grúa se llevará tu coche y deberás pagar para recuperar el vehículo y la multa correspondiente

Come para poder aguantar

La clave de aguantar y llegar a todos los momentos de la fiesta es comer decentemente. Es básico adoptar la costumbre local del desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda y la cena y buscar las opciones más asequibles para no vaciar el bolsillo. Hay multitud de sitios para comer en Sanfermin. De lunes a sábado abren los supermercados habituales, el domingo y el 7 de julio permanecen cerrados porque es fiesta en Pamplona, pero abren pequeños establecimientos de alimentación por el casco viejo a cualquier hora.

Hay muchos restaurantes, y también proliferan los ambulantes -Antoniutti y Barracas- y bares donde se puede comer de plato, de bocadillo o de pinchos. En Sanfermin los precios suben un poco respecto al resto del año, por lo que es mejor preguntar el precio antes de consumir. Lo habitual es hacer dos comidas serias (comida y cena o almuerzo y merienda) y el resto del día andar de pinchos o de bocatas por la calle.

las-peas-no-van-al-ruedo-pero-se-lo-montan-tan-bien-como-siemprec-sergio-san-martin_4785594315_o

© Javier Martínez de la Puente 

Intenta dormir bien y descansar

Para aguantar la fiesta también hay que descansar. Pamplona duplica sus habitantes en Sanfermin y la oferta hotelera se suele saturar el fin de semana. No está prohibido dormir en los jardines -aunque sí acampar- pero por las noches hace frío (14-22 Cº) y algunas veces llueve.

Hay varias opciones para dormir en Sanfermin. De la más cara a la más barata siguen este orden: hoteles, hostales, pensiones, campings, pisos de alquiler, habitaciones y, claro, dormir al raso en algún jardín. Lo mejor es reservar con antelación para garantizarse el sitio. Los hoteles, pensiones, hostales y campings son seguros y permiten reservar por internet.

Sanfermin Booking (sanfermin.com y sanfermin by locals) ofrece opciones personalizadas que pueden ser de tu interés, muy elásticas, y adecuadas a cada tipo de viajeros. También combinan sus ofertas con balcones para ver el encierro. Si quieres habitaciones sueltas o combinadas con vuelos, puedes reservar en travel.sanfermin.com (findor.com + Orbitz + sanfermin.com). También es habitual alquilar pisos o habitaciones a particulares, aunque no es tan seguro.

backpackersleep.g

© Javier Martínez de la Puente 

Guarda tu mochila o tu maleta

Si vienes sin alojamiento, existe una Consigna Pública que garantiza la seguridad y la tranquilidad para tus cosas. Dejar la mochila o tu maleta te permitirá disfrutar más de la fiesta ya que los bares y zonas de juerga suelen estar bastante masificadas.

Hay dos Consignas en Sanfermin para dejar bultos, equipajes y mochilas. La más importante y más barata es la consigna pública de las escuelas públicas de San Francisco, en el centro de la fiesta. Siempre está abierta desde el 4 de julio hasta el 16. Allí hablan castellano, euskera, inglés, francés y alemán y disponen de probadores para cambiarse de ropa y oficina de información turística.

El precio por bulto cada 24 horas cuesta alrededor de 4,5 euros. Si quieres que te muevan la mochila para coger ropa y volverla a dejar te cobran otros 4,5 euros. Para dejar la mochila te sacarán una fotocopia del pasaporte y te entregarán un recibo y una ficha y te cobrarán el primer día. Para recoger la mochila necesitarás el pasaporte y la ficha y comprobarán tu identidad con la fotocopia que adjuntan a la mochila.

También hay dos bloques de taquillas automáticas en la estación de autobuses de Pamplona que funcionan con monedas y que pueden ser una buena solución si abandonas o llegas a la ciudad en este medio de transporte.

Si pierdes algo, acude a la Oficina de Objetos perdidos

Si pierdes algo, existe una Oficina de Objetos perdidos en la comisaría de Policía Municipal donde se recoge todo lo encontrado en la calle. Cuando alguien disfruta de la fiesta y se entrega, a veces no se da cuenta de que va dejando cosas por el camino. Si encuentras algo que no es tuyo, dáselo a algún agente de la autoridad o a colaboradores de protección civil -con chaleco naranja- que lo llevarán a la Oficina de Objetos Perdidos.

Esta oficina trabaja durante las fiestas de manera intensa, pero luego prolonga su actividad para poder atender las reclamaciones y seguir prestando el servicio. Tienes que rellenar el formulario de la web del Ayuntamiento de Pamplona describiendo el objeto que has perdido y ellos lo buscarán entre las cosas que han recibido. Si lo encuentran, se pondrán en contacto contigo.

Puedes contactar con ellos en el teléfono de la Oficina de Objetos Perdidos (+34 948 420 612) o también puedes realizar un registro online de lo que has perdido en la propia web del Ayuntamiento de Pamplona.

backpackerlost.g

Oficina de objetos perdidos de Sanfermin. ©Sanfermin.com 

Dúchate si no tienes alojamiento

Pamplona en Sanfermin dispone de varias instalaciones públicas y privadas donde poder ducharse . Después de estar de juerga en Sanfermin es habitual y necesario lavarse. Para ello existe una Casa de Baños y lavandería Pública que tiene duchas . Se encuentra en la calle Hilarión Eslava 9, cerca de la Consigna, en el centro de la fiesta.

Lo bueno de ser un servicio público es que te alquilan el uso de toallas y jabones y no necesitas llevar nada. Los precios se actualizan cada año pero no es muy caro.

Es costumbre visitar las piscinas públicas para tomar un baño, el sol y descansar antes de reincorporarse a la fiesta. Las piscinas de Aranzadi, cerca del Casco Viejo, tienen piscina cubierta, varias al aire libre, todas las instalaciones necesarias como gimnasio, vestuarios, amplias zonas verdes, restaurante y wifi.

piscinas de verano de aranzadi

Piscinas de Aranzadi. 

Respeta. Normas de conducta en Sanfermin

Pamplona en Sanfermin tiene fama de ciudad sin ley pero no lo es. Te conviene saber, contra lo que parece, que en Sanfermin quien se pasa, acaba como en todas partes: con una mano de leches o en la comisaría. Prueba de que la cosa no es tan desmadrada, es que las familias pasean a sus niños por en medio del desenfreno. Los llevan por ejemplo a la salida de las peñas a que vean “cómo se divierten”, o a las dianas, a ver a los supervivientes de la noche.

La raya entre lo bien visto y lo que no está tan bien visto no siempre está clara, y cambia según la hora y el sitio: una misma cosa en cierto lugar y tiempo hace gracia, y la misma en otro entorno te puede meter en una bronca: es cuestión de instinto, y de prudencia: ante la duda, es mejor moderarse hasta controlar un poco los códigos locales.