La liga contra los deportes crueles invita a acudir a La Tomatina y no a Sanfermin por el maltrato que sufren los toros

La “League Against Cruel Sports” invita a acudir a La Tomatina y no a Sanfermin por el maltrato que sufren los toros en los encierros y corridas de Pamplona. En 2012 y en julio de 2013 esta organización realizó dos videos e inició dos campañas explicando el maltrato de los toros en Sanfermin y lo presentó en el Hotel Soho de Londres.

En 2014 el lema es “Cuenta atrás para el encierro sangriento” y la propuesta de esta liga contra el encierro de Pamplona en particular anima a escoger La Tomatina frente a los encierros:Estamos pidiendo al público que no apoye esta práctica bárbara y boicotee cualquier forma de fiesta y encierros con toros, optando por un festival más humano y estimulante como La Tomatina, acuñada como la pelea más grande de alimentos del mundo, donde más de cien toneladas de tomates maduros desechados son arrojados en las calles, y los animales no resultan heridos.”

En sus iniciativas en redes sociales promueven el hastag #lovespainhatethebullfight indicando que no odian el país, ni van contra el turismo, sino contra las fiestas que maltratan animales. Indican en su web.Muchos no son conscientes del destino de los toros después del encierro. Es frustrante saber que los ingresos generados por la curiosidad de los turistas asegura la supervivencia de fiestas como la de San Fermín.” También acusan a operadores turísticos internacionales por vender San Fermín como “un espectáculo que no debe perderse” cuando la cruda realidad es que el espectáculo al que se están refiriendo se basa en el salvajismo y la crueldad, sin tener en cuenta el bienestar de los animales.

Además, esta asociación acusa la existencia de un lobby pro-taurino que vende la falsa idea de la existencia de un enfrentamiento justo y honorable entre hombre y animal en la carrera y en la corrida. “League Agains Cruel Sports” también presenta como argumento a su favor que YouTube censuró en 2013 los videos con imágenes de toros y categorizó como maltrato animal todas las imágenes que incluyeran escenas sangrientas de corridas de toros.