Sanfermin.com

Ya falta menos ...

camisetas

Días negros

01/04/2006. El encierro cuenta con su particular calendario de jornadas siniestras

Hay días en los que el encierro se tuerce, y se tuerce de verdad. Días en los que los toros dejan un reguero de sangre y heridos o de muertos, en el peor de los casos-, que ponen a prueba la capacidad de reacción de los servicios de urgencias de los hospitales de Pamplona. Desde 1980 sólo en seis ocasiones ha habido más de cuatro corneados en un solo encierro, en otro hubo dos muertos, y en otra ocasión 18 personas fueron trasladadas a centros hospitarlarios por diferentes heridas.

Todos estos días forman el particular calendario negro del encierro. Días como el 13 de julio de 1980. Las fiestas de Sanfermin estaban llegando a su fin. Los encierros habían sido relativamente tranquilos y nada hacía presagiar lo que sucedería en la carrera protagonizada por los toros de Guardiola Fantoni. "Antioquío" fue el gran protagonista. Corneó a José Antonio Sánchez Navascués al llegar a la plaza del ayuntamiento y volvió a hacer lo propio con Vicente Risco en la plaza de toros.

El encierro se saldó con estos dos corredores muertos y otros dos heridos graves. No era la primera vez que fallecían dos personas en el mismo encierro. Ya había sucedido el 10 de julio de 1947. El penúltimo encierro de 1980 fue, sin duda, el más siniestro de los últimos 30 años, pero en todo este tiempo otras carreras también han quedado en el recuerdo por su gravedad. El 8 de julio de 1987, también con toros de Salvador Guardiola Fantoni, el pastor Ciriaco Díez Dueñas quedaba tetrapléjico tras el fuerte golpe propinado por un cabestro. Ese mismo día otros cuatro corredores sufrían sendas cornadas, completando otro día negro en la historia reciente del encierro.

En los años 90 también hubo encierros dramáticos que han quedado en la historia trágica de la carrera, sobre todo por el fallecimiento de corredores. El 13 de julio de 1995 el norteamericano Mathew Peter Tassio era embestido en la plaza consistorial por el torrestrella "Castellano" y fallecía minutos después; el 8 de julio de 2003 Fermín Etxeberria sufría un aparatoso golpe en su tramo habitual, Mercaderes, lo que terminaría con su vida dos meses y medio después. Aunque afortunadamente no hubo que lamentar fallecimientos, el encierro con más corneados de la historia moderna del encierro tuvo lugar en 2004, el día 12 de julio.

Ocho personas resultaron heridas por las astas de los toros de Jandilla. Además, otras 10 tuvieron que ser trasladadas a centros hospitalarios con traumatismos y golpes, lo que da idea de la mañana de tensión vivida alrededor de la carrera. Similares circunstancias se habían producido años antes, el 12 de julio del 94, cuando seis corredores resultaron corneados, uno de ellos muy grave, y cinco personas hubieron de ser trasladadas a centros clínicos; o el 9 de julio de 1999, con siete corneados, aunque dos de ellos fueran sólo leves puntazos. Sólo un apunte más. Si tomamos los seis días con más corneados de estos 27 años y observamos qué sucedió en el día posterior a cada uno de ellos, repararemos en que resultaron días sorprendentemente tranquilos. En ninguno de ellos se produjeron heridas por asta y los heridos por traumatismos fueron escasos. La prudencia -o el miedo- tras jornadas aciagas resultaron determinantes.

    Instagram Pinterest