Sanfermin.com

Ya falta menos ...

camisetas

Tu comentario



  • DAni - El encierro hay que dejarlo como está sino se desvirtúa. A la gente le gusta el encierro tal cual es y por eso viene y se deja la pasta y lo ve por la TV. Que entre quien quiera q no esté boracho y que los divinos se vayan a tomar x el culo.

  • Abel - Hay menos cornadas, pero los toros corren más y hay más golpes... ¿Habrá que poner alguna solución ante circunstancias nuevas?

  • Ana - Ya estamos con lo mismo, sólo te ha faltado meterte con los pastores

  • Txomin - Creo que tienes mucha razón con lo que pasa. Los divinos preparándose un encierro para ellos. De todas maneras, que sepas que son quienes corren y se ponen delante...

Y los toros con cuernos como los caracoles

01/11/2010.

Si encargáramos una encuesta en el encierro de Pamplona que nos relatara cuántos corredores están casados o tienen familia salen más de la mitad seguro. Esta es la primera señal de que la edad media del corredor del encierro de Pamplona está subiendo y esto debe ser tratado de manera urgente para garantizar el futuro de la carrera. Mientras tanto, para mantener el quórum, hay que crear una situación idónea para mantener en carrera a gente cada vez más mayor y más alejada de las condiciones idóneas para participar.

Esto se nota en los debates sobre las cosas del encierro: que el toro no se caiga, que llevemos casco para no rompernos la cabeza, que no haya mucha gente para poder correr, que se eche antideslizante, que no se pongan camisetas llamativas, que se queden los vallados libres, que hagan un museo... Vamos a darle la vuelta a esto. Si el toro no se cae, la manada no se parte y hay menos peligro y es un poco más fácil correr. Habrá que ponerse delante, habrá que coger sitio, pero será menos peligroso que con toros sueltos. Casco. Este debate está surgiendo ahora y es objetivamente más seguro para el corredor o corredora, pero es una medida pensada desde fuera para tranquilizar a quienes siguen el encierro desde la televisión, porque el que corre sabe lo que puede llegar a molestar y, eso, para la concentración, no es bueno. Menos gente. Esta medida es simplemente para mejorar la comodidad de los corredores veteranos a la hora de acercarse al toro. Se amparan en argumentos como que son borrachos y neófitos, pero la gente con piernas, con un poco de cabeza y algo más de valentía, pueden pillar toro y hacer una buena carrera como se ha hecho siempre. Claro, eso no se puede consentir si no llegas porque no puedes, si no te dan las piernas y si has quedado en tocarte la oreja en la Estafeta cuando te saque la tele. El Museo del Encierro es necesario para que en las fotos que pongan, salga la gente que lleva quince o más años corriendo. Por eso es importante que no sea de todo Sanfermin y que ningún cabezudo tape la cara de los corredores del encierro... Pues ni Sanfermin es todo encierro ni al revés y ambos se necesitan y no se explican el uno sin el otro. Camisetas. Si alguien se quiere vestir de rosa, que se vista, qué más da. Pero da. Da, porque se le ve a uno más que a la otra y sale la envidia, poner en riesgo la carrera por mantener la posición y que se vea la camiseta... Mala cosa.

Y lo que no se puede hacer es que los toros tengan los cuernos como los caracoles y se metan para adentro cuando pinchen. Tampoco se pueden manipular las circunstancias del encierro a nuestro favor para que sean ventajosas para cada uno de los corredores. El encierro está vivo y se alimenta a sí mismo de circunstancias diferentes y, por ello, el resultado es tremendamente azaroso casi siempre y poco controlable. Si alguien tiene miedo, que no entre, pero si quiere participar en el encierro la receta es clara: forma física, respeto, concentración y disposición a aprender, unas circunstancias muy escasas todas juntas en muchas de las personas que participan en el encierro.

     Instagram Pinterest