Subiendo por la cuesta de Santo Domingo.

Guía rápida del encierro

El encierro es una carrera con toros que se celebra en Pamplona todos los días entre el 7 y el 14 de julio

El encierro es una carrera gratuita de 875 metros delante de seis toros salvajes y seis cabestros que guían a la manada por el recorrido hasta la plaza de toros. Se celebra en Pamplona cada día durante las fiestas de Sanfermin, del 7 al 14 de julio, a las 8 de la mañana. Su duración, si no pasa nada extraño, suele estar entre 2 y 3 minutos.

¿Cuál es el origen del encierro?

En fecha indeterminada los carniceros, gremio encargado de conseguir el ganado, empezaron a acompañar a los pastores en el trabajo de guiar a los toros y cabestros hasta la plaza. Con el tiempo se popularizó el entretenimiento y se empezó a correr delante de los animales y no detrás como hasta entonces.

¿Cómo participar?

No necesitas registrarte, participar es gratis y cualquier persona de más de 18 años puede correr, pero hay una serie de normas y prohibiciones que debes respetar si no quieres tener un problema con la autoridad, que a esas horas no se anda con bromas: fundamentalmente no accedas al recorrido si te has pasado bebiendo.

Recorrido

El encierro discurre por varias calles del casco viejo de Pamplona, desde la cuesta de Santo Domingo hasta la plaza de toros. En total son 875 metros. Por muy bien que estés físicamente, es imposible completar todo el recorrido por la distancia, por la presencia de otros corredores y por la velocidad de los toros. Si andas por Pamplona esos días y a esas horas, no te preocupes, el recorrido está vallado, y los toros no pueden escaparse.

Tres corredores delante de los toros del encierro en el tramo de Telefónica.

© Iñaki Vergara 

Accesos

Al final de la noche se empiezan a cerrar las calles laterales del recorrido con un vallado doble. Se limpian, ya que quedan bastante mugrientas después de la juerga de la noche, y la policía desaloja al personal porque nadie puede quedar entre las dos vallas, salvo personal sanitario y medios de comunicación acreditados. Una vez colocada la última tranca, toda la calle queda convertida en un pasillo sin salida y la única manera de acceder al recorrido es a través de la puerta de la plaza consistorial, entre las 6.30 a.m. y las 7.30 a.m. Todos los espectadores del encierro tienen que permanecer por detrás del segundo vallado de seguridad.

Preparativos

Poco antes del comienzo del encierro los corredores que van a correr en el primer tramo, el de la cuesta de Santo Domingo, se encomiendan a la imagen de San Fermín, el patrón de las fiestas, con un cántico en honor al santo que dice “A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro dándonos su bendición”. Luego se lanza el cohete que anuncia el comienzo.

Cohetes

Atento a los cohetes que sonarán, es la forma en la que los organizadores se comunican con los corredores y el público. El primero indica que el encierro comienza y espolea a la manada para que salga del corral; el segundo señala que todos los toros han abandonado el corral y se encuentran en el recorrido; el tercero nos avisa de que los toros ya están en la plaza, con lo que no hay toros ya en las calles; y el cuarto anuncia que ya no hay ningún peligro porque están en los corrales de la propia plaza. Éste aviso permite reabrir las calles y avisar al dispositivo de seguridad de que la ciudad puede seguir con la fiesta.

¿Cómo correr?

Antes de plantearte correr, infórmate sobre todos los aspectos de la carrera y sobre cómo correr bien. Si estás decidido, elige un tramo del recorrido y déjate aconsejar por otros corredores más experimentados. La cosa consiste en empezar a correr, primero despacio, después a toda leche, antes de que lleguen los toros, aguantar delante de ellos (más o menos cerca según tus ganas de jugarte la piel) y apartarte limpiamente de su trayectoria, procurando sobre todo no cruzarte ni poner en peligro a otros corredores (contra la pared o saltando a una valla si la hay).

Riesgos

El encierro tiene riesgos. Hay una media de 2.000 personas participando en cada encierro, los toros pueden cornear o pisotear, y es habitual que cada día haya varios heridos por asta, golpes o traumatismos, algunas veces graves, sobre todo si hay toros rezagados o si se produce un montón. No es habitual, pero ha habido varias muertes en los últimos 30 años. Si eres extranjero y has resultado herido en el encierro, te atenderán y te curarán, pero luego te pasarán el coste para que lo pague tu seguro médico.

 

Y si no corres…

Si no te apetece jugarte la vida, pero quieres ver el encierro, puedes verlo de diferentes maneras. En algunos de los balcones que hay en el recorrido del encierro y que comercializa Sanfermin.com, en la propia plaza, donde después también podrás ver el espectáculo de vaquillas, o en la televisión, si es que no has tenido la suerte de poder venir a Pamplona o estás de resaca en el hotel o en casa.