Algunos corredores utilizan el periódico para llevar a los toros del encierro.

Consejos para correr bien

Correr bien el encierro de Sanfermin no es fácil, pero te damos unos cuantos consejos para que puedas participar con seguridad y evites tener un problema con los toros

Controla lo que pasa a tu alrededor

Mientras corres, mira a qué distancia van los bichos, si no, para cuando te enteres los tendrás encima. Al mismo tiempo, controla qué tienes delante para no dártela con lo que te sale al paso, algún corredor caído, etc… Vete calculando dónde te vas a apartar. Es complicado.

Citar al bicho es muy peligroso

Los toros en realidad no tienen ningún interés en meterse con nadie. Están deseando salir cuanto antes de la encerrona. Si no les distraen, corren ciegos hasta sus chiqueros. Pero si citas a uno y se distrae del grupo, la cosa se pone muy peligrosa y puede acabar mal. Mal para ti, y de nuevo para los demás.

También es peligroso citar al toro porque eso suele despertar las iras del populacho y puedes volver al hotel con cara de boxeador.

Si te caes, no te levantes

Caerse en el encierro es lo más normal, por muchas razones. Ya hemos dicho que los toros en esos momentos no están para fijarse mucho en nada: si un toro ve en el suelo un bulto, le pasará por encima, primero él y luego sus cinco amiguitos, y ya está. Esto puede hacerte mucho daño, pero normalmente nada de gravedad. En cambio, si te levantas o te mueves cuando pasa el toro, puedes hacer que se fije en ti, o simplemente puedes levantarte justo en su trayectoria, con lo que se te llevará puesto, como aceituna pinchada en palillo. Esto es lo que pasó con el fallecimiento de un corredor en 1995.

Si un corredor se cae mientras va delante de los toros, el mejor consejo es cubrirse la cabeza con las manos y permanecer inmóvil hasta que todos los animales hayan pasado. Es mejor estar expuesto a un pisotón que a una cornada en movimiento de uno de los astados. Además, el comportamiento natural de la manada les lleva a intentar saltar los obstáculos que se encuentren en su camino.

Si te caes, no te levantes; espera a que pasen los toros.

© Maite H. Mateo 

Así que si te la pegas…

Quédate quieto en el suelo boca abajo sin moverte y protegiéndote la cabeza con las manos. Cuando todo haya pasado alguien te dará una palmada para que sepas que ya puedes levantarte. Si en quince minutos nadie te ha dado una palmadita, levántate también.

No corras detrás de los toros

Mucha gente quiere seguir corriendo cuando ya le ha pasado la manada. Lo único que puedes conseguir es despistar a algún toro que al sentir movimiento por detrás se vuelva.

No toques a los toros

Otra extraña afición de la gente es tocar al toro. No hay que tocarlo porque lo distraes.

Quedarse parado en el recorrido no es buena idea

Cuando todo el mundo corra, tú también; si no, vas a provocar caídas generales. No vayas de espectador al encierro. Vete a correr.

Permanecer parado en el recorrido te puede acarrear problemas.

© Iñaki Vergara 

Parece una tontería, pero la expresión “Correr el encierro” deja claro que la acción principal de este evento es participar en una carrera. La expresión en inglés es muy adecuada, “running of the bulls”, la carrera de los toros. Debemos incidir en que no se puede permanecer quieto para ver pasar a la manada dentro del recorrido. Esta acción expone individualmente a quien la realiza a la atención del toro y expone también a otras personas que correctamente intentan realizar su carrera o se retiran de la misma.

Ábrete en abanico nada más entrar a la plaza

Y salta la barrera o quédate pegado a ella. Así dejarás que los dobladores hagan su trabajo y lleven los toros al toril. Si sales al centro del ruedo, aparte de estorbarles, te quedarás indefenso y sin refugio posible ante un toro que corre más que tú.

No estorbes a los dobladores y pastores

Ellos son los encargados de llevar los toros bien derechos hasta los corrales. Con su trabajo evitan mucho peligro. Te advertimos, además, que los pastores imponen el orden con unas larguísimas varas, y que un varazo de estos puede dolerte más que un pisotón de toro.

No corras con ningún objeto

Si no tienes donde dejar tu mochila, cámara de vídeo o lo que sea, simplemente no corras. Siempre podrás ver el encierro desde un balcón.

 

Para saber lo que puedes y lo que no puedes hacer, consulta la sección Normas y prohibiciones.