Encierro de la villavesa

Multitudinario Encierro del Día 15

Más de quinientas personas han acudido esta mañana a las ocho para participar en el Encierro del Día 15 o encierro de la villavesa. Organizado por la gente del Movimiento 15 de julio este acto reivindica que la fiesta no termine cuando lo dice la autoridad, sino cuando el personal concluya su fiesta. Como siempre la procesión comenzó tras el Pobre de Mí por las calles de Pamplona con el Mono Charlie, Induráin y un San Fermín de mentiras que genera tantas  devociones como el de verdad.

Un cuarto de hora antes del evento aparecieron los protagonistas, en plan encierrillo, bajando desde Jarauta con la bibicleta “Spada” y su séquito de maceros municipales, un joven vestido de plátano, otro de Tom Sawyer, un señor con un abrigo de bolsa de basura, otro con un cartel de publicidad de Media Markt y varios agentes de la autoridad de mentiras. Se abrieron paso a tiempo entre más de 500 personas que esperaban en Santo Domingo y que duplicaban en número de participantes de ediciones anteriores. La pancarta de la Peña Anaitasuna no faltó a la cita.

Dos cohetes dieron comienzo a la carrera puntualmente.

En 12 minutos y 15 segundos que ha durado el recorrido entre los corrales de Santo Domingo y la puerta de la Plaza de Toros, la normalidad ha sido la nota determinante. Si bien hay que contar que uno no ha visto un coche aparcado en Estafeta y lo ha pasado caminando por encima, que San Fermín se ha caído en Mercaderes y ha sido pisoteado por la mañana hasta que ha sido izado y venerado como se merece y que alguien en un intento de saludar a Induráin le ha desposeído del casco y éste ha tenido que parar para recuperar la aerodinámica.

Los cánticos a Induráin y a San Fermín han sido masivos pero, como en años anteriores, Induráin se ha detenido hasta que no han parado quienes en dos ocasiones en Estafeta han entonado “UPN Kanpora”.

La carrera ha terminado en el callejón con un riau-riau espectacular tras el que los asistentes se han disuelto por la zona como han podido.

Encierro de la Villavesa 1962. Pamplona, calle Chapitela.

Encierro de la villavesa tiene 50 años y no 30

El primer encierro de la “Villavesa” -autobús urbano en Pamplona- por lo menos ocurrió veintitrés años antes de lo que creíamos, por lo que no se cumplen 30 años, sino más de 50 desde que espontáneamente surgió y resurgió en Sanfermin. Y es que unas imágenes del Nodo que distribuye Televisión Española confirman que ya se retenía, bailaba y corría ante la Villavesa en Sanfermin de 1962.

Las imágenes nos enseñan a un grupo de mozos bailando y corriendo en la calle Chapitela frente a una “Villavesa” que subía de la Rotxapea. Su recorrido inverso legaba al puente de Curtidores, subía por Santo Domingo, paraba en la misma puerta del Ayuntamiento y -por Mercaderes y Chapitela- llegaba a la Plaza del Castillo para detenerse en la calle Carlos III frente a la Diputación. Disponía de abonos de 2 y 4 viajes, además del billete sencillo, y no paraba por Sanfermin.

Este es video referido y las escenas se pueden ver en el minuto 6 y 48 segundos.

En cuanto al encierro de la villavesa tenemos que decir que acaba de cumplir treinta años y en Sanfermin de 2015 cumplirá veintinueve sanfermines (en 2011 celebró su 25 aniversario). Y es que el inicio de esta costumbre sanferminera se gestó realmente un 1 de enero de 1985, aunque no se trasladó a Sanfermin hasta 1986.

Después de una nochevieja larga, varios espontáneos se marcaron un encierro delante del autobús urbano por la cuesta de Santo Domingo hasta el Ayuntamiento. Ese fue el germen que se trasladó hasta lo que hoy conocemos como encierro de la villavesa. Ver historia.

Puedes ver más imágenes de Sanfermin de Javier Rey en la galería de Sanfermin.com. Este video del Centro Territorial en Navarra de Televisión Española nos recuerda los momentos iniciales de éxito de este encierro que intentó ser borrado del mapa y retornó con la gente del Movimiento 15 de julio.

Encierro del Día 15 para los que estiran la fiesta

Esta mañana se ha celebrado el tradicional Encierro del Día 15 donde quienes estiran la fiesta de San Fermín celebran una carrera perseguidos por un Miguel Induráin de mentiras. Lo que sí hace de verdad Induráin y su gente, la gente del Movimiento 15 de julio, es detener su carrera cada vez que se proclaman consignas políticas. Hoy se han detenido seis veces por este motivo durante el recorrido y, la séptima, en la bajada de Labrit ha provocado que Induráin abandonara la carrera y concluyese a pié a parte del grupo. El encierro ha comenzado cinco minutos tarde debido a diversos ajustes en la bicicleta “Spada” de Induráin y ha presentado dos novedades, el retorno del mono Charly a la carrera y la participación espontánea de Induráin en los cánticos al Santo Patrón.

Unas trescientas personas han abrigado a Indurain en su carrera que no ha registrado incidentes de gran relevancia. Una caída en la calle Estafeta de dos mozas en el camino de la bicicleta ha obligado a detener la marcha por unos momentos pero no ha producido heridos ni heridas. La manada ha cogido la curva de Mercaderes por dentro y el antideslizante ha realizado bien su papel evitando resbalones. Quienes se han caído ha sido porque querían. Aquí tenéis el encierro completo. Viva el Santo Patrón.

El encierro del día 15 quiere volver a sus orígenes

Tras los incidentes registrados en el encierro de la villavesa o encierro del día 15 del año pasado, en este 2013 el acto no oficial y popular volvió a sus orígenes y se celebró con normalidad desde la cuesta de Santo Domingo hasta el callejón de la plaza de toros, sin que se dieran enfrentamientos con la policía, sin que hasta ese punto se produjeran cortes de tráfico y sin que este tradicional fin de fiesta se viera empañado en su finalización.

Con impuntualidad por avería en la bicicleta que hace de toro –siete minutos más tarde de las ocho de la mañana- la popular espada de Induráin arrancó desde la cuesta de Santo Domingo, con alrededor de 500 personas presentes y un San Fermín de chufla subido a la hornacina. La carrera discurrió con normalidad, entre buen ambiente, risas y cánticos, aunque es de destacar que cada vez que un sector de los participantes profería gritos y consignas de contenido político, la bicicleta y sus acompañantes –habituales coordinadores de este encierro desde hace varios años- se detenían y se negaban a continuar, tratando de conservar el carácter apolítico de este acto.

El grupo llegó al final de Estafeta y al grupo semafórico que regula el cruce junto a la plaza de toros, donde otros años se han registrado incidentes tras cortarse el tráfico. En esta ocasión no había dotación policial en la zona y, aunque durante escasos segundos los coches han tenido que detenerse para que pasasen los corredores, el tráfico no ha llegado a cortarse y todo ha discurrido con normalidad.

Tras el aplauso de rigor, “Induráin” ha dado por concluida su participación en el encierro y buena parte del resto de participantes han enfilado por la calle Amaya, dándose por concluido el acto y emplazándose unos y otros al año que viene.

villavesa0

villavesa1

villavesa2

villavesa3

Cientos de juerguistas en el Encierro del 15 de julio

El movimiento 15 de julio ha vuelto a celebrar esta mañana una nueva edición del ya tradicional encierro de la villavesa o Encierro del Día 15, que el año pasado cumplió sus bodas de plata y este año ha contado con la presencia de cientos de personas que, al coincidir con domingo, han querido alargar la fiesta un día más.

El encierro ha contado con los habituales ingredientes; un San Fermin humano colocado en la hornacina de Santo Domingo, los tradicionales cánticos al santo, corredores ataviados con disfraces y pelucas y el protagonista indiscutible de la carrera: Induráin y su mítica bicicleta “Espada”, que ha vuelto a ser jaleado y empujado por los presentes en todo el recorrido. Debido a la crisis, este año no ha habido dirigible como en alguna edición anterior y tampoco ha estado el mono Charlie.

Por lo demás, la carrera se ha celebrado con el habitual cachondeo y buen humor de los presentes y con alguna que otra caída en la calle Estafeta, pero no ha podido terminarse, ya que un cordón policial casi al final de la calle Estafeta ha impedido que el movimiento 15 de julio culminara todo el recorrido.

Después del encierro, se han producido altercados entre la policia y algunos jóvenes, ajenos al movimiento 15 de julio.