Dos corredores y un destino

Foto: Iñigo Alzugaray

Los buenos corredores también pasan apuros. Sobre todo cuando los toros vuelan, como el caso de los Miura en el octavo y último encierro de Sanfermin. Dos de los corredores que más y mejor corren, ambos habituales en el tramo de Telefónica-Callejón, compartieron carrera, caída y, en el caso de uno de ellos, visita a la enfermería de la plaza y traslado preventivo al hospital para una valoración más exhaustiva.

Ambos se salvaron del atropello masivo producido en el comienzo del tramo de Telefónica, compartieron carrera en la bajada al callejón, y ya dentro, se vieron arrollados por la manada. Se fueron al suelo y encontraron escapatoria en la gatera. Su periplo terminó en la enfermería, donde uno de ellos fue atendido y trasladado al hospital. Colofón accidentado a ocho encierros en los que los hemos visto correr (bien y mucho). El año que viene más.