Miguel Goñi ©Sanfermin.com

Las mejores fotos del encierro Sanfermin.com de 2016

Se acerca Sanfermin 2017 y ya hemos pasado el primer peldaño de la escalera. Ya conocemos las ganaderías para los encierros y es por tanto un buen momento para hacer balance y recordar las mejores fotografías del encierro de Sanfermin que realizamos en nuestra web. Aunque siempre puedes ver las mejores fotos del encierro en Sanfermin.com hemos querido destacar estas porque por una cosa o por otra las consideramos las mejores. La familia recibe, se atiende particularmente, y si alguien necesita argumentos se los daremos porque todas tienen los suyos.

Hay imágenes donde no entiendes cómo no ha pasado nada, donde no entiendes cómo ha ocurrido algo, donde amas al toro, donde le temes, donde admiras a los corredores, donde los admiras menos, donde te das cuenta que un toro de Miura es tan alto como un frigorífico… Pero lo que queda claro tras verlas todas es que esta tradición del encierro de Pamplona es increíble y debemos preservarla cuidándola como podamos. Unos de los responsables de cuidar esta tradición son los fotógrafos. Ellos y ellas, son los intermediarios entre el público y los protagonistas de encierro, tanto como la televisión, porque congelan instantes que parece que es imposible que hayan ocurrido. Y lo hacen subidos a un palo, con seis o siete kilos en la mano y otros tantos a la espalda, mirando con un ojo por si necesitan saltar para que un corredor escape o que no te pille el toro, madrugando para escoger un buen sitio, aguantando a unos borrachicos aburridos, cuidando el material y dándolo todo. Por eso los fotógrafos para nosotros son tan importantes como los corredores, como los toros, como quienes que colocan el vallado, como la gente que vela por la salud y la seguridad, como los de la tele (quienes transmiten y quienes observan), como los de la plaza de toros o los corrales del Gas o como los que no van a correr porque están cansados o sin condiciones.

Sirva esta serie de imágenes como homenaje a todos los que han venido, vienen y vendrán por Sanfermin.com para contar este espectáculo tan singular y especial como es el encierro de Sanfermin.

Top 10 fotos de los encierros 2016

Los encierros del 2016 nos han dejado momentos increíbles a la vez que dramáticos y muchos de ellos han quedado inmortalizados para deleite del espectador gracias a la pericia de los fotógrafos de sanfermin.com. Entre todos ellos hemos seleccionado los 10 mejores, nos ponen los pelos de punta.

Mira la foto y emborrachate

La borrachera y Sanfermin son hermanos inseparables. Basta con darse una vuelta por cualquiera de sus calles para que, hasta sin quererlo, acabes con un cubata en la mano. Pero los fotógrafos de sanfermin.com han dado un paso más allá y proponen una borrachera sin precedentes. Recorre con tu mirada los lados de esta foto en el sentido de las agujas de reloj durante 20 segundos y el ambiente sanferminero volverá a tu ser.

Tu merienda, toro

La Plaza de Toros de Pamplona es especial por muchas de sus tradiciones, pero sin duda una de las que sus asistentes más disfrutan es de las meriendas. El cuarto toro conlleva comilona, en todo los casos. Nadie se puede quedar sin ella, tampoco el toro. No se ha descubierto todavía si a los astados les gustan los bocadillos de ajoarriero tanto como a nosotros, pero quizá, gracias al ambiente sanferminero, se acaben animando.

Los vikingos islandeses invaden Sanfermin

Desde la recién terminada Eurocopa de Francia, el boom de Islandia ha sido espectacular y Sanfermin se ha visto empapada del gen vikingo. Su famosísimo cántico de sonora y original letra (“Uh-uh-uh…) acompañado de palmas al unísono ha triunfado sobre todo entre las peñas en la Plaza de Toros, pero su influencia no acaba ahí. Los míticos cuernos de guerra de esta estirpe de guerreros se han convertido en un accesorio imprescindible entre todo aquel que quiera evocar a Thor y San Fermín al mismo tiempo.

El toro que corneó a un amigo

Primer día en un trabajo de ensueño. Aquel que vive con fanatismo Sanfermin, sueña con dedicarse a inmortalizar su rastro. Los encierros forman parte de ese elenco de experiencias que rebosan de emoción durante las fiestas y para alguien que ame la fotografía, seguir su estela es casi mágico.

Miguel Fernández, fotógrafo de Sanfermin.com capturó una cogida en su primer año ocupando el vallado, pero el protagonista de esa cornada no pudo ser más desafortunado: su amigo Juan Pedro Lecuona. El toro del que fue víctima es el que trota en la bajada del callejón en la instantanea que presenta. “Ese toro colorado fue el que cogió a un amigo mío Lecuona. Fue un momento de gran impacto”, explica Fernández.

Sigue leyendo…

A 10 minutos

Que el encierro no es un juego es algo que todo corredor debería saber. Correr delante de los cuernos de un toro, exponerte de una manera tan directa ante un animal que perfectamente puede matarte necesita, cuanto menos, preparación. Buena parte de dicha disposición se centra en el aspecto mental. El control de las emociones cuando la vida está en juego es vital. Algunos planifican e intentan predecir, en la medida de lo posible, el transcurrir del encierro en busca del tramo predilecto para correr y escapar de la venida del animal. Otros simplemente intentan que el miedo no los domine y buscan consuelo en familiares, amigos o simplemente, otros corredores.

Sigue leyendo…

Solo el susto, de milagro

A veces la suerte sonríe, incluso cuando nadie lo cree posible. Y en los encierros más de lo mismo. Javier Martínez de la Puente uno de los mejores fotógrafos de Sanfermin.com tuvo la suerte de ser testigo de uno de estos momentos de alivio de tintes milagrosos. En el momento de sacar la foto su pensamiento rondaba la captura de la cornada pero, para su sorpresa, no la hubo. “No hubo nada excepto suerte. Mucha suerte para el corredor”, aclara Javier.

Sigue leyendo…

Esperando al obús desde las 4:30 de la madrugada

Al fotógrafo Mikel Lasa siempre le atraía la curva de la calle Mercaderes con la Estafeta, muy cerca de una de las tiendas de Kukuxumusu, pero nunca llegaba a tiempo.

Para las 5:30 de la mañana ya estaban todos los sitios pillados. Así que solía conformarse con ponerse en la contra curva. Con el tiempo, acabó organizándose para llegar a su deseado ‘puesto’ a las 4:30, o incluso antes, pertrechado con una silla plegable anti-ciática.

Sigue leyendo…