Lucinda Poole, nueva Guiri del año posa con la mano sobre la barbilla

Cara a cara con la “Guiri” del Año, Lucinda Poole

Imagen de José Luis Larrión

La periodista estadounidense Lucinda Poole será reconocida durante Sanfermin 2017 con el XIV Premio Guiri del Año, galardón que cada año otorgan Kukuxumusu y Sanfermin.com a algún extranjero que se haya significado por su pasión por las fiestas y que en su décimocuarta edición tendrá como ganadora a esta polifacética periodista y traductora, que sucede en el palmarés al inglés Tim Pinks.

Luncinda Poole tiene 60 años, es natural de Chapel Hill (Carolina del Norte) y lleva más de tres décadas unida a Pamplona. De hecho, es autora de la guía “Don’t Be a Foreigner in Sanfermines”(1982), de la que se vendieron 10.000 copias, y colabora habitualmente con la Oficina Internacional de Prensa de Navarra, donde ayuda a los periodistas extranjeros en su trabajo durante las fiestas.

De la Universidad de Carolina a Pamplona

– ¿Además de Pamplona y Sanfermin, qué otras facetas tiene Lucinda Poole?

Antes de entrar en la Universidad de Carolina del Norte, estudié dos años de literatura española en Salamanca. Entonces no sabía español a excepción de la palabra “Toro” y pasé mi tiempo en España haciendo amigos y encerrada por saltarme clases. De vuelta a casa me gradué es Periodismo y en Relaciones Internacionales y estudié para motivar a personas con baja autoestima. También durante un tiempo trabajé como traductor judicial y ayudaba a mujeres inmigrantes presentando los casos al juez  mientras le invitaba a almorzar.

– ¿Cómo una americana acabó siendo una Navarra?

Crecí en una atmósfera como de “Lo que el viento se llevó” donde las mujeres nunca bailan en la calle. Mi primera visita a Pamplona fue como estudiante durante los Sanfermines. Antes de que pudiera terminar de atar el cordón de las Alpargatas, me encontré con un grupo de nuevos amigos que me arrastró a Carlos III donde todo el mundo estaba bailando en las calles, cantando canciones que no conocía y que bebían un montón de una extraña mezcla de vino y Coca Cola que provocaba que solo podías pensar en fiesta, fiesta y más fiesta. Viví una libertad que nunca había conocido y, sin embargo, me sentí protegida y me encantó.

En Pamplona descubrí que todo era un poco diferente durante el resto del año, pero aun así yo estaba decidida a vivir aquí. Hemingway no me trajo aquí, simplemente me enamoré y ¿Quién puede explicar eso?

Lucinda Poole en Sanfermin.

-¿Qué tiene para usted Navarra y Pamplona para que la retengan aquí?

Siempre me ha gustado la historia. Como de niños, quería irme a dormir y despertar en un mundo y un tiempo totalmente diferente. Ahora voy por las calles de Pamplona ?y mis pies tocan los suelos donde la gente una vez caminó hace siglos. Pongo mi mano sobre la pared de San Saturnino y finjo que soy una mujer en la Edad Media que está retirando su vestido para protegerlo de la lluvia.

En Chapel Hill, sabía qué clase de vida tendría probablemente: un trabajo en un periódico, competir por cosas materiales más caras y un típico marido estadounidense. Aquí nunca sé lo que sucederá el día a día, es toda una sorpresa maravillosa que espero descubrir. La sensación de ser parte de un tiempo pasado es especialmente fuerte en los pueblos increíbles de Navarra.

-Su carrera profesional pasa por la revista Tiempo, Diario de Navarra y La Oficina Internacional de Prensa … ¿Hay Mucho que contar de San Fermín?

Mi relación con Ernest Hemingway comenzó con un encargo para el Diario de Navarra donde trabajé muchos años. Creo que el título fue “Siguiendo los pasos de Hemingway durante los Sanfermines.” Llegó entonces la hora de leer “Fiesta”. Comencé a investigar los Sanfermines desde el punto de vista del autor. Me pasé días en los archivos del Ayuntamiento de Pamplona, incluso descubriendo lo que Hemingway y sus amigos hicieron mientras estaban en Sanfermines. Entrevisté a muchas personas que realmente habían pasado tiempo con ellos como: los de Casa Marceliano; camareros del Iruña: el cocinero del Hotel Quintana -donde Hemingway y sus amigos residieron-; su mejor amigo y protegido, Antonio Ordóñez, en su finca cerca de Sevilla; y la persona que más lo conocía y todavía estaba viva: Valerie Hemingway, casada con el hijo más joven de Ernest. Digo que “realmente lo conocía” porque a estas alturas muchos mitos se han hecho realidad, excepto para aquellos que realmente investigamos.

Durante los años que trabajé para la revista, Tiempo, se me pidió escribir sobre Sanfermines -aspectos tanto los buenos como los malos de la fiesta-. Estaban más interesados ??en las opiniones y artículos sensacionalistas como la llegada del grupo de “pies negros” o cómo los extranjeros tenían problemas. La Oficina Internacional de Prensa (OIP) es lo mejor que le ha sucedido a los Sanfermines desde Hemingway.

La OIP trabaja con el Ayuntamiento de Pamplona y le Gobierno de Navarra para dar pases a periodistas reconocidos que estén en nuestra ciuda. Nosotros ayudamos de todas las formas posibles, siempre haciendo hincapié en el lado positivo de la fiesta e incidiendo en aspectos como que una chica quitándose la camiseta en el Chupinazo no es San Fermín. Por desgracia, muchos periodistas predieren una fotografía en primera plana de eso y su audiencia no ve más que eso de nuestra fiesta. Respetando la libertad de la prensa, nos gustaría desalentar este tipo de reportajes. Esto puede ser producto de la ignorancia porque la mayoría de los periodistas que vienen -no los de aquí- no tienen la menor idea de dónde ir o qué hacer. Nosotros, en la OIP, también apoyamos firmemente la libertad de las mujeres para vivir seguras la fiesta. Me gustaría ver más de un sentido en las informaciones, como los valores de comunidad y familia.

Bill Lyerly en concierto

Tu marido es Bill Lyerly uno de los bluesman más auténticos de Estados Unidos. ¿La música ocupa una parte importante de tu vida?

Bill para mí fue como Sanfermines: amor a primera vista. Él es muy conocido en Estados Unidos y ha ganado muchos premios por sus canciones. Él toca la guitarra, el bajo, la batería, canta y compone, y me ha enseñado a apreciar la buena música de blues. He ido con él varias veces a Londres y a los estudios de Abbey Road para remasterizar canciones, en el mismo piano que usó John Lennon. Cuando Bill no está de gira, nuestra casa está llena de música , incluso s echa la siesta con una guitarra encima. Como es lógico, lo que más le gusta de Sanfermines es la música. Él cree que no prestamos suficiente atención a la música de calle, donde ha descubierto intérpretes fantásticos. Si nos visita, hay que estar preparados para hablar música durante horas. Él ha tocado con muchos de los grandes y sabe literalmente miles de historias de esas que se cuentan en los camerinos. Así que aquí estoy, casada con un americano después de todo, aunque es el más atípico que jamás conocerás. Para mí es mucho más interesante que Van Morrison, que por cierto me rogó para que fuera a cenar con él hace unos años cuando nos vimos en el Festival de Jazz en San Sebastián.

Queda mucho por descubrir del auténtico Hemingway…

Valerie Hemingway y Lucinda Poole.
Valerie Hemingway y Lucinda Poole.

-¿Qué podemos aprender de nosotros mismos leyendo a Hemingway?

Si tenemos un poco de valor, debemos vivir como si no hubiera mañana. Estar abiertos a cada nueva experiencia y ver el mundo que nos rodea como si nunca lo hubiéramos visto antes. Debemos asimilar que podemos bailar en las calles.

-¿Es aconsejable leer a Hemingway antes de venir a Sanfermin?

No lo creo. Una persona debe primero leer todo lo que pueda sobre la fiesta -en todas sus facetas-. Esa es la razón por la que escribí la primera guía para extranjeros: “Don’t Be a Foreigner in Sanfermines” que vendió 10.000 copias. Yo  veía una ignorancia total de todo, excepto de estar en la hierba para dormir la noche anterior. Hay que recordar que “Fiesta” es una novela. Una novela con personajes muy disimulados, que probablemente hoy daría lugar a muchos pleitos. Los personajes son reales, pero algunos de los hechos sobre Pamplona no tienen relación directa con algunos eventos que realmente suceden en días diferentes. Después de aprender lo que es el apartado o lo que significa la procesión, por ejemplo, es hora de vivir cada uno su propia fiesta. La reacción a lo que ves será entonces educada, pero no es lo que vio Hemingway. Por otro lado, Hemingway amaba a Sanfermines con pasión y su alegría es contagiosa para jóvenes y viejos.

-¿Cambió más la fiesta de Sanfermin a Hemingway o Hemingway a la fiesta de Sanfermin?

Pienso que la fiesta cambió Hemingway tremendamente. Había visto una corrida antes, pero no como los de Pamplona. Su baile de vida-lomg con la idea de suicidio conectado con el matador caminando en el ring para enfrentar la muerte de buena gana. Menciona el Hotel Quintana y su amigo Juanito, el propietario, muchas, muchas veces en su escritura de no ficción y en “Fiesta” bajo un nombre ficticio. Fue en Pamplona durante Sanfermines en el Hotel Yoldi donde fue presentado a Antonio Ordónez, hijo de uno de los protagonistas de “Fiesta”, así como al padre al que adoraba en el ring y luego se volvió en contra por su cobardía. Este libro hizo que el mundo lo reconociera como un famoso escritor y mentor de Gabriel García Márquez. En Pamplona vio más claramente que nunca la vida, la muerte y la tragedia entre amigos.

En cuanto a si Hemingway cambió la fiesta, creo que lo hizo, especialmente sobre los jóvenes que querían emular su experiencia. También es cierto que Hemingway se quejó desde el principio de que había demasiados extranjeros en Pamplona, más tarde, ya no podía escapar de ellos. Se sentaba en su cafetería preferida después de pasar la noche en un pequeño chalet en el 7, de la calle San Fermín, rodeado no sólo por sus verdaderos amigos, sino también por decenas de personas que querían colgarse de él y convertirse en falsos amigos. Según Valerie Hemingway, casada con el hijo menor de Hemingway, incluso antes de 1959 había gente  parecida a Hemingway que vagaba por Pamplona tratando de conseguir una habitación de hotel gratis o una comida. Incluso firmaron autógrafos en su nombre. Hace años creo que vino más gente siguiendo el camino de Hemingway, hoy en día, muchos que nunca han leído “Fiesta” vienen a la fiesta sin emular el camino que Hemingway tenía en mente.


-Puede servirnos el ejemplo de Hemingway para vivir Sanfermin hoy en día … Me refiero a entregarse a la fiesta a la vida y al viaje con todas las fuerzas.

Por supuesto que podemos seguir el ejemplo de Hemingway, sobre todo si volvemos a sus visitas en los años 20 del siglo XX, y en 1931 y 1953. Y así es como se debe vivir los Sanfermines, pero con matices. Esta fiesta es única en el mundo. Es pura alegría. Una comunidad de personas de todo el mundo que llegan a Pamplona dispuesta a pasar los mejores tiempos de sus vidas. Puedes tardar un mes en recuperarte, pero continúa cambiando los caminos de muchos jóvenes asistentes a la fiesta. Dije que esto es cierto si nos fijamos en Hemingway en los años 20 y en 1931 y, en un menor grado, en 1953. En 1959 Hemingway había sufrido dos terribles accidentes aéreos, hiriéndose gravemente. Ya estaba enfermo y su gusto por la bebida era visible para todos. Moriría dos años más tarde.

Colaboradora de la Oficina de Prensa

-Desde su trabajo como reportera y ahora ayudando a otros reporteros en la Oficina Internacional de Prensa, ¿Qué les interesa a los periodistas internacionales de contar con Pamplona?

Están principalmente interesados ??en el encierro. En el OIP les sugerimos otros actos, pero habitualmente utilizan las instalaciones y les vemos escribir sobre el chupinazo y el encierro, especialmente si sucede algo en el encierro o en los toros. Los medios de comunicación están muy interesados ??en las cogidas del encierro, la velocidad de los toros y los fotógrafos buscan ese magnífico disparo que no se ha hecho antes. Otros periodistas tienen pases para el Pobre de Mi y pueden llegar a la OIP más tarde. Siempre disfruto de mi trabajo allí -son casi 14 años- porque veo a muchos reporteros y fotógrafos que nunca trato durante el resto del año. Utilizo un poco de psicología para que se sientan menos estresados ??respondiendo tantas preguntas como pueda.

-¿Qué tiene Sanfermin para que interese a tanta gente? ¿Es el encierro? ¿Es la fiesta?

Yo creo que es el encierro. Hemingway escribió sobre él, y probablemente, tanto como la fiesta sí misma, el encierro atrae a mucha gente. La carrera, por lo menos una vez, se transmite en las televisiones por todas partes -incluso mi madre la ve con horror en su casa-. En la OIP, lo vemos en una gran pantalla, por lo que tenemos suerte porque vemos con respeto la carrera íntegra y no sólo una parte como cuando estás en un balcón.

Tengo que decir que mi corazón se detiene cuando los toros comienzan a correr. Es tan hermoso, pero, al mismo tiempo, tan peligroso…  Muchos corredores piensan que es un deporte o no tienen ni idea de qué hacer. No aguanto cuando alguien agarra el cuerno o pone su mano sobre el lomo del toro. He visto lo que puede pasar y he entrevistado a muchas familias que perdieron hijos u otros parientes en el encierro. Y en años anteriores, he escrito en la página web de la OIP acerca de la naturaleza exacta de las cornadas. Si todos trabajamos juntos, la fiesta seguirá siendo el mejor espectáculo de la Tierra. Pero tenemos que guardarlo como el mayor tesoro de Pamplona.