Funes. Navarra.

Decepción, por Mat Dowsett

“El arte de agradar, es el arte del engaño”, Luc de Clapiers

Tengo en mi poder una bella fotografía, tomada por mi esposa con una cámara SLR digital básica, corriendo un encierro en Navarra hace unos años. Para mí la imagen es tan buena que sería muy difícil mejorarla. En la toma se me ve por la calle, sin hacer estupideces, con los cuernos de los toros que se acercan tras de mí dando un aire fuerte de peligro y también de belleza.

Los edificios de la ciudad y el vallado ayudan a enmarcar el momento. No hay nadie en la toma mas que un corredor y los animales. Un encierro. Lo que lo hace más dramático es el hecho de que se obtuvo en blanco y negro, lo que permite una atmósfera cambiante. Si corriese un millón de encierros apenas podía esperar una imagen mejor e incluso el gran Jimmy Hollander me ha comentado la calidad de esa foto.

De hecho esto es sólo una parte de la historia. La imagen no es una mentira, pero tampoco es totalmente honesta, y aunque me encanta, también detesto abusar de ella sabiendo que no transmite la totalidad de ese momento en Funes, Navarra, hace casi una década.

“La fotografía siempre ha sido capaz de manipulación” escribió Joel Stenfield, y él estaba absolutamente en lo cierto. No hay ningún truco de Photoshop aquí. No hay ningún truco añadido. No hay manipulación del color, contraste o brillo. El original no ha sido alterado, excepto por el hecho de que ha sido recortada. Ahí reside la diferencia.

En la versión original, sin recortar, se puede ver que hay otros corredores a mi izquierda y derecha que aclaran que no estaba solo, no era el único corredor en peligro. La versión original también deja claro que estábamos llegando al final de la carrera y el refugio de las barreras estaba a sólo una docena de metros de distancia. Lo que es menos evidente es la distancia real a la que los toros estaban detrás de nosotros. La cámara actúa para acortar estas distancias, lo que significa que no estaban tan cerca como la imagen sugiere. Eso no quiere decir que no estuvieran cerca, pero ciertamente teníamos un poco de espacio para respirar. En la imagen el toro aparece por debajo y en la versión sin recortar no tan buena como la modificada.

“La fotografía es sobre descubrir qué puede suceder en el marco. Cuando pones cuatro aristas alrededor de algunos hechos, cambias esos hechos”, Garry Winogrand.

Así que la hermosa imagen, recortada de la original es un engaño. No hay crimen aquí, pero ciertamente es un engaño.

No hay nada inusual en esto. Desde los albores de la fotografía e incluso antes de los orígenes del arte del retrato, los seres humanos hemos tratado de enmarcar nuestras experiencias y nuestra imagen de la manera más halagadora posible. Siempre queremos que el artista o el fotógrafo “saquen nuestro lado bueno”. A nadie le gusta una imagen poco favorecedora y es muy poco probable que entonces la enseñe. Me di un paseo por las redes y esta situación se hace evidente: la imagen es todo. La presión sobre las personas para extraer sus vidas hacia las redes sociales con el fin de retratar una vida perfecta es abrumadora.

Esto no es diferente en Pamplona cuando llega el encierro, fotografiado a una pulgada de su vida, se convierte en el escenario final para el ego, y también para el engaño. A media tarde, después de que el drama de la carrera se ha alejado con el calor, las tiendas de fotos bullen como una colmena. Entre los turistas y los mirones que observan las fotos con admiración en los ojos, hay también un número de corredores que buscan desesperadamente esa imagen casi perfecta que prueba su valor como corredor, que demuestra su valor dentro de esta familia de aficionados que llevan la carga de la expectativa como un atlas moderno. Para correr el encierro de manera diferente a como lo haría un novato hay que soportar una parte de esta expectativa. Se convierte en una necesidad de demostrar, una necesidad de mostrar evidencia, una necesidad de justificar y una necesidad de satisfacer la autoestima. Ir a Pamplona, correr toda la semana y disfrutar es magnífico, pero salir sin evidencia de los triunfos es un desastre para muchos, a pesar de las opiniones de Marco Aurelio a Kipling.

No es de extrañar que el engaño se arrastra; Tiene un hogar natural en el anfritrión para adherirse.

Howard Jacobson escribió; “… cualquiera que no puede soportar mirar el reflejo de su conciencia en el espejo de un crimen, sólo tiene que aplastar el espejo para sentirse inocente”.

Tomando prestada esta cita también podríamos decir que cualquiera que no puede soportar o aceptar una mala carrera sólo tiene que cambiar la historia para sentirse mejor. De esta manera se emplea el segundo elemento de engaño, manipulando el cuadro mental más que el físico.

“La verdad es lo que digo que es”, dijo Jacob Kerns y así, después del encierro, hacemos nuestros sutiles cambios; Recortando el recorrido real aquí y allá para apartar las partes indeseables, añadiendo un poco de color extra para hacerlo más atractivo, cambiando la lente de un ojo de pez a un teleobjetivo que estrecha el campo de visión. De esta manera terminamos con una versión más cómoda y una imagen que somos más felices de compartir para descartar. Hay que olvidar siempre, porque no hay crimen si alguien tiene una mala carrera. No necesitamos reinventar todo. No todas las experiencias tienen que ser retratadas en una luz positiva. Pero somos humanos. Entonces, ¿con qué frecuencia hemos escuchado a los corredores afirmar que el cuerno de un toro los amenazaba por escasos centímetros cuando, en realidad, eran muchos? ¿Con qué frecuencia hemos escuchado los corredores afirmar que estaban justo en frente de los toros cuando estaban más adelante o fuera a un lado? No es de extrañar que el Bar Txoko después del encierro se conozca a veces como “Liar’s Corner” (El rincón de la mentira).

Ray Mouton, escribiendo en su libro “Pamplona”, expresó lo siguiente: “Parece que las exageraciones son la regla, no la excepción, entre los estadounidenses en Pamplona. Muchos exageran el número de veces que han estado en Pamplona, ??el número de veces que han corrido con los toros, así como golpes, moratones, varetazos, arañazos e incidencias menores con los cuernos. Una especie de compulsión inexplicable supera a algunos norteamericanos en Pamplona que aprovechan la fiesta como una oportunidad para la autopromoción, y los escritores a menudo actúan como protagonistas sinceros cuando realmente realizan publicidad encubierta de sí mismos, ofreciendo una imagen Hemingwaysquiana.

La tradición puede haber comenzado con el mismo Hemingway que exageró en las noticias que envió desde Pamplona y en cartas a amigos como Ezra Pound. “El hombre mezquino está ansioso de hacer alardes, pero desea que otros crean en él. Se entusiasma con el engaño, pero quiere que otros le tengan afecto. Dirige su vida como si fuera un animal, pero quiere que otros piensen bien de él”, apuntó Xun Kuang.

Por lo tanto, no es inusual oír una historia de un encierro que ha sido dramáticamente embellecido. No es raro ver que las palabras de un mozo no coinciden con las imágenes en la televisión, en internet o en los periódicos. El engaño puede ser increíblemente sutil, inocente, o puede ser una mentira grotesca.

Entonces, ¿Qué es lo que accesorio y lo trascendente en esta cuestión? En resumen, está mal, y es barato hacer afirmaciones que no son ciertas. En un evento tan noble como el encierro de Pamplona, ??los corredores deben mantener su integridad. Esto no es sólo para sí mismos sino para la reputación del encierro como un todo y la comunidad que lo rodea. Cuando alguien miente sobre sus logros puede obtener cierta gratificación temporal, pero no más que esto -el resto se devaluará-.

¿Quién es mejor, un buen corredor que exagera o un corredor medio que es honesto acerca de sus limitaciones? Los medios de comunicación social parecen favorecer a la primera, con tristeza. “Se supone que un periodista presenta un retrato imparcial de un evento, una visión desprovista de emociones íntimas. Esto es imposible, por supuesto. El encuadre de una imagen, por su propia composición, representa una elección. El fotógrafo elige qué mostrar y qué excluir “, apunta Alexandra Kerry.

¿No deberíamos ser imparciales sobre nuestras propias demandas? Antes de emplear demasiada indignación justa, pregunte quién no ha hecho esto. ¿Nadie? ¿Nunca? ¿Quién no es culpable de esto aunque sea de alguna manera? ¿Y qué es tan terrible sobre el uso de un lenguaje ligeramente más descriptivo cuando se habla de algo visceral, intenso y profundamente personal? Antes de condenar primero recordemos que reside en la naturaleza humana exagerar. Rufus Wainwright habló de hacer lo mundano fabuloso y Marina Tsvetaeva escribió: “Un engaño que nos eleva es más caro que una serie de verdades bajas”. ¿Entonces dónde está la solución? ¿Intentamos cambiar esto o aceptamos que los humanos siempre emplearán el engaño y no hay nada que podamos hacer al respecto? En última instancia, lo llevamos en nuestra propia conciencia, pero debemos saber que cuando engañamos en el encierro no estamos producimos ningún beneficio y además estamos abiertos a la contradicción gracias a la cobertura de los medios de comunicación y muchos otros testigos. Nos estamos haciendo trampas al solitario, sólo nos estamos engañando a nosotros mismos.

Mientras tanto mi propia fotografía permanece a un álbum, en lugar de permanecer orgullosa en una pantalla.

Sanfermin.com & Destino Navarra Travel

Más de 1200 turistas han conocido San Fermín de la mano de Destino Navarra y Sanfermin.com

  • El 99% de las plazas de balcón disponibles han sido contratadas.

  • El visitante norteamericano sigue siendo el más numeroso, aunque las fiestas se abren a nuevos mercados

  • El lejano Oriente, China, Taiwán, Corea, son los países con más incremento porcentual.

  • Este año, el mercado asiático se ha asentado, con un aumento de un 50% respecto al año pasado, sumando un total del 20% de las reservas de este año en Destino Navarra.

  • 32 países de los cinco continentes han contratado nuestros servicios.

  • Se ha producido un incremento del 20% del número de personas atendidas respecto a 2016.

Sin despedirnos de las fiestas nos cuenta Mikel Ollo -gerente de Destino Navarra y asesor en materia turística de Sanfermin.com- que el balance final de las fiestas ha sido muy positivo. Mil doscietas personas, provenientes de 32 países, visitaron Pamplona durante las fiestas de San Fermín, de la mano de sus servicios turísticos especializados en Navarra y las fiestas de Sanfermin. Además del turismo nacional, entre los visitantes predominan los de origen anglosajón, sobre todo norteamericano, aunque también han venido desde Australia, Nueva Zelanda y Gran Bretaña. En segundo lugar se sitúan los turistas de países hispanos como México, Venezuela y Argentina y, en menor medida, Paraguay, Ecuador y Perú. El resto de Europa también va conociendo nuestras fiestas, sobre todo en Francia, Alemania, Suecia y Noruega.

Este año cabe destacar la consolidación del mercados asiático, Indonesia, Singapur, China, Corea y Japón. Clientes con un gran poder adquisitivo que se acercan a Pamplona, aprovechando el “anonimato del blanco y rojo”.

Según Mikel Ollo,“las fiestas de San Fermín siguen siendo un referente mundial, pero la gran oferta de información sobre Pamplona que circula por internet, hace que mucha gente prefiera contar con la ayuda de un ‘trip advisor’ o asesor turístico” de Pamplona, que conviertan la visita a nuestra ciudad en una experiencia única y con el toque local, que sólo las personas de Pamplona somos capaces de impregnar a nuestras propuestas.”

“Como curiosidad, estos sanfermines, hemos colaborado con una agencia de Singapur, especializada en “Turismo Fotográfico”, un nuevo nicho de mercado muy interesante en Pamplona, gracias a la cantidad e imágenes que se pueden tomar al cabo de las 24 horas de fiesta.”, con lo que se demuestra que San Fermín es un producto turístico de calidad con muchas posibilidades de desarrollo futuro.

A partir de Septiembre, y con más calma, comenzaremos a diseñar los nuevos programas y propuestas para el año siguiente, de manera que ya se puede contratar a partir de octubre”, anuncia Ollo.

Dos corredores y un destino

Foto: Iñigo Alzugaray

Los buenos corredores también pasan apuros. Sobre todo cuando los toros vuelan, como el caso de los Miura en el octavo y último encierro de Sanfermin. Dos de los corredores que más y mejor corren, ambos habituales en el tramo de Telefónica-Callejón, compartieron carrera, caída y, en el caso de uno de ellos, visita a la enfermería de la plaza y traslado preventivo al hospital para una valoración más exhaustiva.

Sigue leyendo…

Barridos junto al vallado y con el pantalón roto

Foto: Javier Ibáñez

El mayor peligro del séptimo encierro de Sanfermin lo protagonizaron los toros de Núñez del Cuvillo en varios momentos en los que, especialmente uno de los astados, se arrimaron a la parte derecha del vallado. Primero fue en Santo Domingo, dejando un herido por cornada, y más adelante en el tramo de Telefónica, donde hubo apreturas y un susto para varios corredores.

Sigue leyendo…

Enganchado por la axila al final de Estafeta

Foto: Iñigo Alzugaray

La velocidad de los toros en la segunda parte del sexto encierro de Sanfermin 2017 permitió pocas florituras. Solo corredores en excelente estado físico pudieron mantener el ritmo de los arrolladores Victorianos, y no durante mucho tiempo, como le sucedió al corredor de pañuelo verde que al final de Estafeta, y tras protagonizar una bonita carrera, terminó siendo alcanzado por el toro.

Sigue leyendo…